1. Con mi jefa de carrera


    Fecha: 20/11/2022, Categorías: Hetero Autor: Luna_demiel, Fuente: CuentoRelatos

    Soy Alex, tengo 26 años y cuando ocurrió lo que les narraré, estaba pasando un momento muy difícil. Todo me salía mal. Corrían rumores de que me desvincularían de mi trabajo, mi novia de 5 años me acababa de confesar que el hijo que esperaba, no era mío sino que de otro tipo y el mundo se me derrumbó. Deseaba ser padre y entonces, quise mandar todo a la mierda. Estaba en mi último año de universidad y me lo estaba perdiendo porque prefería andar de fiesta y rumba en vez de estudiar.
    
    Recuerdo que un lunes, una profesora de algebra me pide que vaya a regular mi caso (asistencia y baja de notas pues me perdí casi todo el primer semestre) con la jefa de carrera, que ella podía ayudarme. Daniela, la jefa de carrera, era una mujer de 33 años. Muy atractiva, simpática, inteligente además de exquisita. Era muy recatada e inspiraba mucho respeto. Media 1,70 m, con unas caderas de infarto, unos labios carnosos y una mirada muy sensual. Pero poco la veíamos. Solo para casos puntuales. Era una mujer definitivamente inalcanzable.
    
    Llegué a su oficina y golpeé la puerta. Ella me mira a través del vidrio y con una sonrisa amable, me invita a pasar.
    
    -¡Alex, que gusto verte! ¿Qué te trae por aquí?
    
    -Profe, verá... Estoy aquí por mi asistencia y las notas. Usted sabe que es mi último año, pero estoy a punto de echarme el ramo más importante.
    
    -¡Ayyy! Estos niñitos... Y dime, ¿cuál es la razón de estas notas y la inasistencia? Convénceme porque tengo mucho trabajo y debería estar ...
    ... enojada.
    
    Esa mujer se veía increíblemente sexy cuando simulaba estar enojada. Le conté todos mis problemas personas y me ofreció clases particulares. Estaba muy interesada en ayudarme y bueno, en realidad era una excelente jefa de carrera. Pensé que sería después de clases en la misma universidad, pero no. Eso no lo tenía permitido así que en una especie de pacto secreto, acordamos que todos los jueves pasaría a su casa a las 17:00 horas para que ella me enseñara y así fue. Alcancé a ir dos jueves a su casa a estudiar y ella realmente enseñaba bien. Era muy atenta y profesional, tanto así que no podía verla de otra forma... Hasta el tercer jueves.
    
    Ese jueves no realizaron clases en la Universidad por tema de alianzas, una estupidez pues yo estaba poniendo todo mi empeño. Lo que yo no sabía es que jefes de carreras no trabajaban ese día. Hice la hora y me fui a su casa. Al tocar el timbre me abre ella envuelta en una toalla y toda mojada.
    
    -¡Alex! ¿Qué haces aquí? Pensé que no vendrías pues la universidad está de fiesta.
    
    -Profe, sí... Es que… Disculpe. No quería interrumpir. Lo siento. Pensé que nos veríamos igual. Cuídese.
    
    ¡Yo no podía quitar los ojos de su escote y sus hombros al descubierto, por donde corrían gotas de agua. Se veía deliciosa.
    
    -Oh... Claro, no te avisé. Que tonta. Pasa. Ay, disculpa el desorden, pero esta semana están pintando el departamento y mira, no hay donde sentarse. Pasa al dormitorio. Necesito ducharme. Prende la tv y mira algo. ¡¡Me ...
«1234»