1. Cristina, una mujer prohibida


    Fecha: 15/09/2021, Categorías: Incesto Autor: Dain345, Fuente: CuentoRelatos

    Mi esposa acababa de fallecer tres meses antes de esta historia. Cuando uno es un adulto mayor, las probabilidades de padecer toda clase de enfermedades es alta. Hipertensión, Diabetes, Alzheimer, Parkinson, solo por nombrar algunos de estos males, afectan a las personas cuya última etapa de su vida, solo desean vivir en paz y disfrutar de toda clase de placeres y lujos que en su juventud no pudieron disfrutar.
    
    Me llamo Ramón, tengo 70 años, resido en el puerto de Manzanillo, el reciente fallecimiento de mi esposa Carolina, con la cual, conviví cerca de 45 años de matrimonio, había dejado un vacío en mi interior, que de alguna manera no podía sobrellevar. Juntos formamos una familia y fruto de nuestro matrimonio, tuvimos tres hijos, mi hijo mayor, Aaron, y mis dos princesas, Cristina y Karla. No fuimos ricos, pero tampoco vivimos en la miseria. En nuestra juventud, trabajamos duro para poder darles un futuro decente a nuestros hijos.
    
    Mi hijo mayor Aaron, tiene 45 años, mi esposa y yo, nos casamos una vez supimos que seriamos padres, mi hija Cristina y Karla, tienen 35 y 33 años respectivamente.
    
    Tras el fallecimiento de su madre, mis hijos consideraban la opción de internarme en un asilo de ancianos, por mi avanzada edad, suponían que estar solo me afectaría mucho. Pues no me encontraba así desde hace años. Yo, orgulloso de lo que soy, me negué, les supliqué que me dejaran en mi casa. Todos ellos ya estaban casados y habían formado sus familias.
    
    Pese al duelo ...
    ... que conlleva perder a un ser querido, los días transcurrían con paz y tranquilidad; hacía tiempo que no me sentía tan libre. Todo cambio a raíz de sufrir un paro cardiaco padecía de hipertensión arterial, desde hace veinte años. Aquello encendió las alarmas en mis hijos, ya que, el día que lo sufrí, yo me encontraba en mi casa solo con la compañía de mi enfermera; una jovencita de piel blanca, de cabello negro y lacio, de muy buen ver, que había sido contratada en cooperación con mis hijos.
    
    Fui llevado de emergencia al hospital, y tras recuperarme satisfactoriamente, mi médico me recomendó seguir mi tratamiento y para evitar tener otro ataque. Así como les recomendó a mis hijos estar más al pendiente de este viejo.
    
    Mi hija Cristina, era una mujer muy guapa, rostro en triangulo, piel clara, cabello largo lacio, de color negro, con una figura envidiable ya que solía hacer mucho ejercicio. Sugirió que me quedará con ella y así ella vigilaría mi estado de salud. Al principio me negaba, no suelo tener una buena relación con su esposo, y él a su vez, me odia. Pero mi hija insistió, ya que mis otros hijos debido a sus trabajos no están cerca de la ciudad, lo cual dificultaba hacerse cargo de mi persona.
    
    A regañadientes acepte irme a vivir con ella, el día de mi salida del hospital, mi hija Cristina fue a recogerme. En aquel momento en que la vi llegar, algo en mí cambio. Vestía un vestido manga larga de color gris con patrones de rombo, con un cinto negro, el cual, hacía ...
«1234»