1. Mi hermanito y yo


    Fecha: 15/10/2019, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: PervertedPussy, Fuente: RelatosEroticos-Club

    ¡Hola! Soy nueva aquí, pero he descubierto que compartir esta parte de mi vida me pone perrísima, me excita mucho, y quiero que os exciteis tanto como yo conociendo mis perversiones, hasta hace poco secretas.
    
    Tengo 22 años, soy rubia y de tetas enormes, cintura estrecha y caderas generosas, por cierto. 
    
    Tengo un hermano dos años menor que yo y siempre hemos estado muy unidos, pero de una manera un tanto especial. Desde muy muy pequeña, a mí me ha gustado tocarme el coñito, daba gustito, aunque no comprendía lo que hacía en ese momento y fue algo que descubrí más tarde. Mi hermano igual, siempre hemos sentido curiosidad por nuestros cuerpos y nuestras guarradas comenzaron a muy temprana edad. Recuerdo que ya con 5 o 6 años, nos tocábamos el uno al otro ahí abajo en la hora de la siesta. ¡Qué placer nos dábamos ya entonces! Aunque era muy inocente, dentro de lo sexual, y no sabíamos que estábamos haciendo cerdadas que de mayores nos volverían loquísimos. Aunque siempre mantuvimos en secreto esos tocamientos de manera tácita, como si supiéramos que no podíamos contar eso que hacíamos. 
    
    Luego, cuando fuimos creciendo un poco y descubriendo cosas sobre sexo, nos dimos cuenta de que lo que hacíamos era algo sexual, algo taboo... Y a los dos nos empezó a gustar incluso más. Somos un putos pervertidos en verdad.
    
    Con 11 años o así descubrí el porno en Internet y, por supuesto, se lo enseñé en secreto a mi hermano. Fue un shock ver esos videos de hombres con pollas gigantes ...
    ... que llenaban de leche los cuerpos, caras y coños de mujeres bien putas, pero nos enseñaron muchísimo. Desde entonces, empezamos a ver vídeos porno y a imitar lo que hacían los actores, aunque nos corríamos muy pronto por nuestra corta edad e inexperiencia.
    
    Cada vez que nuestros padres no estaban cerca, hacíamos guarradas. Cuando nos quedabamos en el trabajo de mi madre, mientras ella estaba ocupada, yo buscaba a mi hermano y le decía que quería sexo. Su polla de 12 años se empinaba enseguida, se tumbaba en el suelo baño, donde nos encerrabamos, y yo me sentaba encima, metiéndola hasta el fondo en mi coñito adolescente, moviéndome como podía hasta que se acababa corriendo dentro. Luego me abría de piernas y él lamía su propia corrida de mi coño de puta y luego yo le chupaba la polla antes de salir del baño y hacer como si nada. Dios, tengo que parar para masturbarme, así de cachonda me pongo solo de acordarme de estas cerdadas.
    
    De verdad que hacíamos de todo, me acuerdo una vez en la piscina de mi tía que nos dejaron solos fuera y él llenó una pistola de agua y me dijo que quería vaciarla en mi coño. Me tumbé en el jardín abriendo mi chocho para él con mis manos y empezó a disparar el agua dentro mientras yo veía como su polla crecía, hasta que vació la pistola y luego me metió su pollita haciendo que el agua saliera al penetrarme. 
    
    Muchas veces estuvieron a punto de pillarnos y eso nos daba aún más morbo. No podíamos parar de hacer guarradas, una vez me pidió que le ...
«1234»