1. La infiel directora del colegio


    Fecha: 27/06/2022, Categorías: Infidelidad Autor: subtitulados, Fuente: CuentoRelatos

    ... acepto ya que creo andaba más ebria que yo, ya que al principio no quiso, se movía riquísimo, me daba gusto tocándole su espalda y su cadera, cada que podía le arrimaba mi pene, ella no me decía nada al contrario parecía que s eme ponía más al propósito, ¡fue entonces que después de unos bailes me decidí a llevármela a coger!
    
    CA: Oye, ¿te parece que no vayamos a otro lado?
    
    M: ¿Así? ¿Y dónde me vas a llevar?
    
    CA: A mi departamento, este lado de tu casa, ahí podemos tomarnos algo más sin que nadie moleste.
    
    M: Uhm, no sé, ¡además estas a lado de mi casa!
    
    CA: Si no, ¡no hay problema!
    
    M: Si voy, sabes necesito fiesta jajá, vamos a tú departamento.
    
    Cundo me dijo eso inmediatamente la tome de la mano para salirnos entre la gente, estábamos solo a la otra calle, por suerte no había nadie y pasamos desapercibidos frente a su casa, entramos y ella se sentó en el sofá y se quitó sus botas, no sé, pero esa acción me excito.
    
    M: ¡Necesitaba descansar mis pies, uhm!
    
    CA: Me imagino, ¡quieres una cerveza o algo más!
    
    M: Una cerveza, ¡no quiero cruzarme!
    
    Le llevé la cerveza al sofá, me senté a su lado y puse música de balda, algunas clásicas de los 80 y 90, eso le gusto, brindamos y ella contemplaba la casa, ¡mientras miraba sus piernas y sus pies cubiertos de sus finas medias!
    
    M: ¡Me duelen mis pies, uhm!
    
    CA: ¡Si gustas los puedo masajear!
    
    M: Ay no que pena, ¡jajá!
    
    CA: Por favor, ¡me gustaría ayudarte!
    
    M: ¡Mmm! Qué diablos, ¡está bien!
    
    Subió ...
    ... sus pies a mis rodillas recostándose en el sofá, comencé a sobarle la planta, me excitaba sentirlos así, luego los apretaba y sobaba en círculos, la directora sacaba ligeros suspiros cada que mis manos apretaban sus delicados dedos.
    
    M: ¡Oh sí!!
    
    CA: ¡Parece que esta funcionado!
    
    M: ¡Uhm, que rico masaje!
    
    Subía mis manos a su pantorrilla y poco, subiendo y bajando, ella cerraba los ojos, el panorama era fenomenal, veía lo rico que estaba debajo de su falda, ¡ella en un impulso se quitó su chamarra roja y se dejó en su blusa entallada que marcaba sus pezones duros!
    
    M: ¡Que rico, uhm, ah!!
    
    CA: ¿Oye nena?
    
    M: ¡Sí!! ¿Qué pasa?
    
    CA: Puedo sobarte las piernas, ¡se ve que están tensas!
    
    M: ¡Si, hazlo!
    
    Mis manos recorrían de su pantorrilla el inicio de sus muslos, la directora estaba excitada, poco a poco metí mi mano debajo de su falda acariciando los bien carnosos muslos que tenía, ahí noté que sus medias eran de liguero y luego haciéndome un poco para arriba le ponía mi verga dura en sus pies.
    
    El calor subió, mientras le sobaba llegando ya casi a sus entre piernas me movía para que sus pies rozaran mi verga, que excitante, no soy fetichista, pero en ese momento estaba caliente amas no poder, ella comenzó a mover sus dedos, parecería que sabía que me gusta ya que más dura se me puso, sus gemidos empezaron a ser más altos, ahora mis manos bajaban a tomar sus nalgas y apretarlas, ella solo gemía, fue en ese momento que ya no tolere más y me lance encima de ...