1. Boutique “la cariñosa” 4


    Fecha: 07/04/2021, Categorías: Hetero Tus Relatos Autor: Caramelo, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Me fui pensando cómo solucionar este encarajamiento sexual. Tenía que hacerlo, sino no solo me iba a matar, sí no que realmente no podía atender el trabajo. Pensé varias estupideces mientras iba hacia la obra.
    De pronto lo tuve. ¡Le voy a decir toda la verdad a Yolanda! A esa mujer no corresponde que le mienta.
    Es una persona fantástica, incapaz de hacerle daño a alguien.
    La llamé por teléfono y le dije que mañana a la mañana iba para allá.
    Como siempre me esperaba sonriente y amante. Me dio uno de esos besos excepcionales que te obliga  a ser acróbata de lengua.
    -¡Oh! ¡Mi amor! ¡Qué lindo que has venido! ¡Te extraño mucho!
    -Si, yo también quería estar con vos. Pero quiero decirte algo…
    -¿Me vas a dejar?
    -¡Nooo!
    -Ah, entonces todo lo demás no importa.
    -Si, importa. Creo que sí.
    -Está bien. Vamos al sofá y me explicás lo que quieras. No perdamos tiempo. Ya estoy toda mojada…
    -Si, yo también…
    -Mentiroso, no estás al palo. - Me había agarrado el paquete. – Dale, vamos a jugar, y me contás.
    Me sacó el cinto y me bajó los pantalones con el calzoncillo, como siempre, y se la metió toda en la boca, medianamente morcillona. La lamió, la besó, me la chupó como solo ella sabe hacerlo. Ya estaba empalado.
    -Bueno, ahora dale. - Se inclinó sobre el sofá, apoyando la cabeza en el respaldo y se levantó la pollera.
    ¡Estaba con el culo al aire!
    -¡Hey! ¡Te sacaste la tanga!
    -Claro, te estaba esperando. Metela. Tomá, poné cremita. - Sacó un tubito no sé de dónde y sin darse ...
    ... vuelta me lo alcanzó.
    -¡Esperá, pará! ¡Te la quiero chupar!
    	Se dio vuelta, se sentó y abrió bien las piernas, con su mejor sonrisa. Me las puso sobre los hombros. Cuando me agaché sobre su concha, las cruzó en mi cuello. 		
    	La chupaba fue, como siempre para mí, deliciosa. Yoli acomodaba su cuerpo para que mis labios y mi lengua fuera para donde ella quisiera recibirlos. ¡Es cierto que estaba húmeda! ¡Y palpitante! ¡Siempre estaba dispuesta a coger! Con el clítoris fuera del capullo –lo que indicaba que se había estado masturbando-, tuve especial deferencia. Lo apreté con los labios y lo lamí circularmente. Alcé mis manos hasta llegar a sus grandiosas tetas, las cuales estaban bien al aire, pues Yoli se había sacado la blusa mientras yo hacía mis “tareas específicas”, y al mismo tiempo apretó mi cabeza hacia ella. Siento los espasmos de su estómago y la agitada respiración se hace volcánica… ¡El orgasmo es inminente!
    -¡AAAAHHH! ¡Eso es! ¡Cómo lo necesitaba!
    	Yo quedé con el rostro enchastrado… y eso que hice lo posible para tragarme todo.
    -¡Perdoná mi amor! ¡Tengo que sacarme la camisa sino se manchará! – Me paré rápidamente.
    -¡Jajaja! ¡Qué poco previsor! Tenés que tener ropa acá.
    -Tenés razón. Lo haré.
    -Bueno, ahora untame el culo… y también untate la pija…
    -Si, como no, pero antes dejame que haga esto… - Yoli se había vuelto a poner nuevamente con la cabeza apoyada al respaldo. 
    	Levanté la pollera, abrí bien los glúteos y le di un buen chupón en el agujerito. Lo ...
«1234»