1. Me cogieron en una fiesta de la universidad


    Fecha: 15/12/2020, Categorías: No Consentido Tus Relatos Autor: Karla Lopez, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Esto me pasó hace un año. Recientemente había entrado a la universidad y me uní a un grupo del campus. Mi novio y yo tuvimos una pelea que terminó nuestra relación solo días antes y yo me encontraba triste y enojada a la vez. No voy a negar que quería vengarme de él, pero no pensé que pasaría lo que pasó.
    
    Soy una chica joven, de piel trigueña y tersa, tengo unos ojos cautivadores y una boca con labios grandes y naturales. Soy bajita y voluptuosa pero no al punto de la obesidad. Si, tengo un poco de pancita pero lo compenso con unas caderas súper anchas, senos grandes, piernas gruesas y un culo redondo y gigante por el cual muchos chicos en mi escuela y ahora en la universidad se mueren. Además desde que entre a la pubertad, en mi despertó un deseo gigantesco por tener sexo. Todos los novios que tuve cogieron conmigo en más de una ocasión y algunas veces incluso estando en una relación seria, tenía sexo con algún otro chico que me pareciera lindo o que lograra seducirme. La verdad es que siempre he sido una chica fácil.
    
    En fin, el grupo del campus al que me uní organizaba cada año una fiesta de bienvenida a los nuevos estudiantes. Yo sabía que esta sería la oportunidad perfecta para vengarme de mi ex. Así que ese día me puse muy linda, me coloqué una camiseta sin mangas blanca y apretadita, una chaqueta de color verde igualmente ajustada, una cinta negra en mi cuello, una tanga de color blanco que resaltaba mis nalgas, unos jeans ajustados de color azul y unos zapatos ...
    ... de tacón negros. Al llegar a la fiesta pude notar como unas cuantas miradas de algunos chicos se posaban sobre mi, pero a mi me gustaba hacerme a la difícil y ninguno de ellos me gustaba, por lo que me encontré con mi amiga Beatriz para divertirnos. Con Beatriz habíamos quedado de acuerdo en cuidarnos de algún tipo que quisiera sobrepasarse si nos pasábamos de copas.
    
    También me encontré con Jaime, un amigo de la secundaria en la fiesta. Total que las horas pasaron y caso tras caso de todo tipo de bebidas empecé a sentirme un poco mareada. Ya estando borracha y con más confianza, comencé a bailar y coquetear con varios chicos, seguramente llamé la atención de más de uno y uno de ellos era Kevin, un chico que no conocía, pero que fue quien terminó gozando conmigo esa noche.
    
    Beatriz tuvo que irse a cierta hora y dejó a Jaime con la promesa de que me cuidaría. El siguió haciéndome beber hasta el punto de ponerme súper mareada. En mi mente turbulenta creía que Jaime quería aprovecharse de mi, sin embargo el nunca mostro nada de interés en mi, incluso cuando yo le coqueteaba a modo de juego. Jaime se quedó dormido en el sofá de la casa en la cual se llevaba a cabo la fiesta y yo hacía un súper esfuerzo por mantenerme en mis cinco sentidos. 
    
    No sé cuánto tiempo pasó desde que Jaime se quedó dormido, pero en un momento sentí que alguien se sentaba a mi lado del sofá
    
    -Hola como estas?- me dijo una voz
    -Estoy bien y tu- le respondí con mi mejor voz para tratar de disimular ...
«123»