1. Como inicié como suggar baby 1.


    Fecha: 21/11/2020, Categorías: Jóvenes Tus Relatos Autor: Anapao, Fuente: RelatosEroticos-Club

    ... trabajo, y al salir del probador ¿a quién veo? al mismo señor pagando un montón de cosas, trajes, corbatas, camisas, o sea, pensaría que me estuvo siguiendo pero las cosas apuntaban más a que la que lo fue siguiendo fui yo, me dio super pena, nunca había hecho algo así, ni siquiera era de las que por una salidita a cenar ya sentía que le debía un rato de pasión a nadie, no supe si regresarme corriendo al probador, salir corriendo de ahí o simplemente tomar mi lugar en la fila y esperar que nadie me reconociera. Ni bien terminaba de pensar mis acciones, cuando el me tomo de la espalda, me adelanto a la fila y dijo: esto también por favor, ¿vas a querer llevarte todo cariño? me quede pálida, o sea ¿a quién no le gusta que le compren todo lo que quiere? pero el tema es ¿qué esperaría este señor de mi? o sea super aseado, impecable en su imagen aún en estilo de fin de semana y oliendo delicioso, pero... otra vez no alcance a contestar cuando remato con una frase que me hizo sentir aliviada: una chica tan buena estudiante como tú merece todo, ¿sólo vas a querer esto o vas a querer más cosas? yo le dije, no está bien, más por salir de la escena con la salida que me dio al hacer ver que era su hija o su algo.
    
    Me pusieron las cosas en bolsas, y me dijo, adelántate al auto si quieres, voy a ver el tema de las facturas y demás. 
    
    ¿O sea que este tipo sólo quería comprarme cosas y el mismo me corre, no sólo dándome una salida sino abriendo toda la puerta? No me iba a quedar a ...
    ... averiguar más, sólo quería irme, pero si quise agradecerle, le di un beso en la mejilla, super cariñoso, mientras trataba de adivinar una reacción, sonrío gentilmente y me dijo adelantate cariño. 
    
    Tanta caballerosidad y no esperar nada me empezó a hacer sentir rara, como si tuviera la necesidad de agradarle, así que fingí que me entretenía en la puerta contestando mensajes y lo espere. El salió y me dijo, oh, pero si aquí esta mi princesa, ¿te apetece tomar algo antes de irnos? le dije que si.
    
    No estaba dispuesta a salir de la plaza, ni siquiera ir a un lugar que me comprometiera, así que le dije que si íbamos a Starbucks con toda la idea pagar yo, y de paso, saber nuestros nombres por los vasos, así sería menos raro el encuentro. Ernesto y Karla. Cuando saque la tarjeta me dijo que de ninguna manera, yo insistí en que ya me tocaba compensar algo, y me dijo: con el sólo echo de dedicarme este tiempo es suficiente. ¡Si wey super tierno! , pensé, la verdad, si como que hasta me moje un poquito.
    
    Empezamos a platicar, pues resulta que el no se dedica a algo en especifico, dice que su modo de vida es tener amigos que requieren cosas y otros que las ofrecen, unos empresarios, otros en el gobierno y así, y que por ser el punto de encuentro de unos y otros le genera comisiones y pues a eso se dedica, explicándome de paso,  que por eso es tan cordial con el dinero, para que al dinero le guste estar con él, ya que a él le gusta hacer feliz a la gente. Yo le explique que era ...