1. Rozando la prostitución, me ofrecen ejercer de chapero.


    Fecha: 14/09/2020, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: Danisampedro91, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Siendo un adolescente sabía que existía la prostitución, pero nunca había sospechado que, en el ambiente gay, había gente que se dedicara a eso. Yo lo descubrí como suele suceder por otra persona, fue un viejo que un día siendo yo todavía un adolescente, me descubrió rondando los aseos públicos y acercándose a mí, me invitó a ir con él, al yo negarme, me ofreció dinero, cosa que además de sorprenderme me dejó pensativo. Al verlo bajar a los aseos públicos mirando a ver si lo seguía, terminó por Excitarme. Curioso por saber de que se trataba, terminé por seguirlo. De esa manera pude enterarme de lo que significaba el termino, “chapero”. 
       Cuando bajé a los aseos lo primero que me preguntó fue que, cuanto cobraba. Al verme la cara de incrédulo que ponía, me dijo si era chapero. Lo único que se me ocurrió decirle en esos momentos, fue que no. 
       O sea que no eres chapero, pero… Quieres dinero ¿eh? ¿Por eso bajaste, ¿no? 
      De esa manera supe lo que quería decir “chapero”. Por supuesto que ese día terminé chupándole la polla al viejo aquel, y recibiendo por primera vez en mi vida dinero, me había dado 500 pesetas por chuparle la polla y dejarle que se corriera en mi cara. 
      Pero hoy no voy a hablar de esa vez, hoy voy a contar de la vez que fui con unos amigos a Vigo, a la discoteca gay que había. Si mal no recuerdo, se llamaba Rock Hudson, igual que el actor estadounidense. 
    
       Yo por aquella época empezaba a andar con Juan (rizos de oro), y aunque realmente no éramos ...
    ... pareja, siempre andábamos juntos, follábamos entre ambos. El vivía con su madre, pero ya hablaba de irse para Madrid, estaba cansado de La Coruña. Aquí no tenía trabajo, decía que en Madrid era todo mucho más fácil. Quería que fuera con él, pero realmente a mí aquello me daba algo de miedo. En La Coruña, yo tenía trabajo, y en Madrid… Allí tendría que empezar de nuevo. Y eso de ir a vivir a una ciudad donde no tienes trabajo ni a nadie que conozcas, no me terminaba de convencer.
    
       Sospechaba que Juan hacía de chapero en ocasiones, y que seguramente en Madrid, esa iba ser su actividad preferentemente, a no ser que tuviese suerte y encontrase algún trabajo nada más llegar.
    
       Lo que sí terminó por convencerme, fue lo de ir un fin de semana a Vigo, a la discoteca gay que había. Entre él y otros amigos gay, Angel y la fiambres, no digo el nombre porque no lo recuerdo, solo me acuerdo del apodo por el que lo llamaban, terminaron por convencerme. 
    
       Habíamos ido los 4 en mi pequeño vehículo de segunda mano, que había terminado de comprar, hacía unos meses. Al llegar a Vigo el sábado al mediodía, lo primero que hicimos fue aparcar el vehículo en la céntrica calle García Barbón, e ir a reservar habitación para dormir esa noche, y al menos tener un lugar donde poder asearnos y descansar algo.
       La habitación de aquel, digamos aparta hotel al que nos había llevado la fiambres, era para 5 o 6 personas, no recuerdo bien, constaba de 3 camas, donde íbamos a dormir los 4. Así ...
«1234...10»