1. Tino, mi vecino me vuelve a chantajear.


    Fecha: 05/06/2020, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: Danisampedro91, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Ya hacía más de 15 días que mi viejo y perverso vecino, Tino, me había amenazado con descubrir lo que solíamos hacer mi joven vecino Luis y yo. Aquel día me hizo subir a los trasteros y allí me dio por el culo, me sodomizó con 2 enormes consoladores, me había sacado unas fotos con aquellas monstruosidades ensartadas en mi culo, y luego me dio por el culo preñándome con su leche.
    
       Aquel día después de hacerme suyo, me había dicho que para la semana siguiente quería que lo volviera a visitar, no me había dicho que día ni a que hora, por lo que me supuse que el me volvería a contactar como había hecho en aquella ocasión. 
    
       Yo no las tenía todas conmigo y trataba de no coincidir con él. En 2 ocasiones lo había visto entrar en el edificio, por lo que dejé que subiera el solo y no me viera. Así al menos no podría contactarme, que iluso era yo, claro que él me tenía bien vigilado y sabía que yo trataba de evitarlo.
    
       Lo que hizo el muy cabrón y perverso del viejo vecino, fue enviarme recado por mi jovencito vecino, Luis. Este aquel día al verme entrar en mi casa, fue a la ventana y esperar a que yo lo viera. Tan pronto lo vi, empezó a hacerme señas para quedar. Me hacía señas preguntándome si estaba solo, y al decirle que sí, volvió a hacerme señas para que le abriera la puerta de mi casa sin que nadie nos viera.
    
       Yo pensé que lo que quería era que hiciéramos como en tantas ocasiones, mantener un encuentro sexual, algo rápido y furtivo como solíamos hacer. Ya ...
    ... estaba empalmándome, pensando en lo que íbamos hacer, por lo que rápidamente fui hacia la puerta y esperar que él saliera de su piso, abriendo yo sigilosamente la puerta de mi casa dejándolo pasar furtivamente sin necesidad de que tocara el timbre y así nadie pudiera sospechar nada.
       Cuando escuché cerrar la puerta de su casa, abrí sigilosamente la puerta de la mía, dejando que pasara rápidamente. Entró sigilosamente y después de cerrar la puerta sin hacer ruido alguno, nos fuimos para mi habitación.
    
       Nada más entrar en mi habitación, nos abalanzamos uno contra el otro empezando a meternos mano y comernos la boca con desesperación. Yo empecé a sobarle la polla y genitales, y mientras le mordía los labios, buscaba con mis manos su cinturón para aflojárselo y empezarle a bajar el pantalón.
    
       Espera espera, me decía él, tengo que darte un recado de Tino, me decía mientras yo seguía comiéndole la boca y aflojándole el cinturón. Nada más escuchar el nombre de Tino, me quedé paralizado mirándole a los ojos.
    
       ¿Porqué le hablaste de lo nuestro? Le solté de sopetón.
    
        Yo no le dije nada, fue él el que nos descubrió, me dijo que sabía lo que hacíamos y que él quería ayudarnos. Que, si le dejábamos participar, hasta podríamos ganar algún dinero con él.
       Tiene amigos y que nos pagarían si nosotros queríamos estar con ellos
       Ya me dijo que estuviste el otro día con él en los trasteros y que habías quedado para la semana siguiente. Lo tienes medio cabreado, dice que ...
«1234»