1. Cogiendo primera vez a mi cuñadita


    Fecha: 10/10/2020, Categorías: Primera Vez Tus Relatos Autor: Lucho, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Esto sucedió hace un par de años, les contare la historia de cómo desvirgue a mi cuñadita para después convertirla en mi amante.
    
    Esto es lo más excitante que me ha pasado. Mi cuñadita se llama Melania pero de cariño en la familia le dicen Anita, ella es una delicia de mujer a sus quince primaveras, 1.50, delgada, de piel canela, cabello negro lacio casi hasta la cintura que sirve de marco para una carita de ángel, un par de suculentas piernas, que sirven de prologo para un trasero bien formado mediano pero firme, con una estrecha cintura, y unos senos pequeños pero muy bien proporcionados con su cuerpo, traía locos a todo joven del barrio.  
    
    Todo empezó cuando me case y al cabo de algunos meses fuimos a vivir en casa de mis suegros y bueno me llevaba muy bien con mis cuñadas y especialmente la pequeña princesa de la casa empezó a tener gran apego hacia mí, siempre salíamos juntos con mi esposa y mi cuñadita, la ayudaba a estudiar y los fines de semana salíamos mirar partidos de futbol ya que de vez en cuando ellas también practicaban este deporte.
    
    En una ocasión que estábamos jugando,  ella se cargó sobre mi espalda y sentí sus pechos duros rozándome y como la cargaba mis dos manos sujetaban sus muslos, disimuladamente los subí hasta sus hermosas nalgas. Ella se dio cuenta de ello y cuando la baje me abrazó más fuerte, desde aquella vez siempre me miraba muy coqueta y yo igual a ella. Unos días después entre juego y juego nos dimos un beso y a partir de entonces ...
    ... nos besábamos a escondidas siempre que la ocasión lo permitía.
    
    Un día todos se iban al mercado y mi cuñadita se quedaba sola en casa, sabiendo que regresarían muy tarde les dije que no me sentía bien, tenía resaca y me quedé en casa. Cuando todos se fueron vino mi cuñadita a la habitación a preguntarme si estaba bien… qué es lo que tenía… a lo que le respondí que estoy bien que me había quedado porque quería estar a solas con ella… justo al momento que ella entró estaba en calzoncillos, inmediatamente la bese, ella accedió y poco a poco se fue subiendo la intensidad de nuestros besos… mis manos en cambio recorrían su cuerpo y lentamente avanzaban hasta sus hermosas nalgas.
    
    Nuestros corazones palpitaban fuerte, podía sentir sus latidos, su cuerpo estaba caliente y cuando metí mis manos en sus bragas sentí que estaba mojadita. Así que la tomé en brazos y la acosté en la cama, me puse encima de ella a fin de que no pudiera escapar, ella estaba un poco asustada pero continuamos con los besos por el cuello, sus pechos y mis manos acariciaban sus piernas por encima de su licra.
    
    Al inicio me decía que no… no es el momento pero ella se encontraba debajo con sus piernas abiertas a cada lado de mí, comenzamos un delicioso faje, lento al principio, fui acelerando el ritmo cuidando de no tocar sus senos o su trasero para no asustarla al principio y dándome gusto con sus piernas, sin embargo al ver que ya no lo impedía ni se molestaba acelere un poco el ritmo y mis manos fueron ...
«1234»