1. Mi compadre el Macho!


    Fecha: 01/04/2020, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: GuillermoGdlSur, Fuente: RelatosEroticos-Club

    ... separarse, un último empujón fue necesario para que entrara toda mi verga, me detuve un poco para que se relajara, nuestros cuerpos para ese momento ya comenzaban a empaparse en sudor por lo candente de la situación, inicié un movimiento suave, metiendo y sacando un poco mi pene mientras su interior se acostumbraba al gorsor de mi verga, al paso de los minutos los movimientos eran más rápidos, después algo violentos, ninguno emitía ningún comentario, pero yo por dentro estaba que gritaba, quería tratarlo como a mí puta, pisotear su orgullo de macho, sodomisarlo y lo demostraba con la cogida que le estaba propinando, le saque mi verga y eleve sus piernas a mis hombros, le metí nuevamente mi verga de un solo golpe y lo cogía sin piedad, ambos bufabamos cómo bestias, para mí sorpresa aguantaba muy bien de la cogida haciendo honor al dicho de "los machos se aguantan", no emitía ningún gesto de dolor, más bien era de placer, cambiamos nuevamente, está ves lo puse en cuatro y nuevamente lo penetré, el sonido de mis huevos chocando en sus nalgas era fascinante, lo sostenía de su cintura y le embestida de manera tal que jamás se olvidará de la cogida del compadre, pronto sentí que terminaría y acelere mis movimientos, solté un grito desesperado al mismo tiempo que mi cuerpo temblaba y mi abdomen se contraía, solté 4 o 5 chorros de mecos en el interior de mi compadre, y me detuve un ...
    ... poco hasta sentir que había descargado todo...
    
    En ese momento sentí vergüenza por lo que había pasado, el ambiente se tornó raro, hostil, me retire de mi compadre y fui al baño a limpiarme, mecos y un rastro de sangre estaban presentes en mi verga, me lave bien y me senté un rato a pensar lo que había pasado. 
    
    Tomé el valor y salí del baño, mi sorpresa fue al ver que mi compadre siguió durmiendo, se escuchaban sus ronquidos, ni siquiera se limpió, con mucho cuidado le puse su boxer, me cambié y salí del hotel a comer algo, encontré unos tacos en la esquina, ya eran las 4 de la mañana, tenía dos horas para volver con mi compadre y saber que pasaría con la situación, volví al hotel, mi compadre ya estaba despierto y no menciono nada del tema, me sorprendió la naturalidad con la que me habló,
    
    - Qué tal compadre buen día, descanso? Donde andaba? 
    - Tenía hambre y fui por unos tacos. Tuve que disimular mi cara de asombro, se comportó como si nada hubiera pasado y decidí dejarlo así, me ahorraría muchos problemas y platicas incómodas, hasta este momento seguimos igual y nos vemos y saludamos con naturalidad, sabe si le gustó la experiencia, o tal vez no y quiso borrarlo de su memoria, solo el tiempo dirá si podré cogerme ese culito de nuevo. 
    
    Gracias por llegar hasta el final, agradezco sus correos y críticas para mejorar la redacción, saludos. tanen_hot_21@hotmail.com 
«123»