1. Nueva vida, nuevos placeres 3. Final


    Fecha: 11/09/2019, Categorías: Incesto Autor: Crusnik, Fuente: CuentoRelatos

    Aprovechando el feriado largo los cuatro viajaron hacia la playa, habían reservado un bungalow. Había una habitación con dos camas matrimoniales.
    
    Mirella estaba un tanto acomplejada con su cuerpo, así que se puso un traje de bajo negro de una sola pieza que dejaba ver el nacimiento de sus tetas.
    
    Mientras que Cristina, un tanto más desenvuelta usaba un sensual bikini de dos piezas mostrando su estómago plano.
    
    Se divirtieron en la playa. Ambas parejas jugaban en mar cogidos de la mano, pero solo Cristina permitía que su hijo le dé besos y muestras de afecto en público. Mientras que Mirella, un tanto más recatada apenas permitía un abrazo.
    
    Luego de comer volvieron a la habitación y se acostaron. Apenas apagaron la luz Mirella y Arturo empezaron con el coito, pero lo hacían sin ruido y en la posición del misionero. Mientras que Cristina cabalgaba a su hijo. Lo cual Mirella veía su silueta a través de la poca luz que penetraba de las cortinas, escuchando solo el ruido del colchón y el olor a coito que invadía la habitación.
    
    Al día siguiente durante la noche se pusieron a jugar algo. Arturo propuso en tono de broma Póker de prendas, su madre Mirella estaba sorprendida, pero Cristina estaba encantada con la idea entre vinos y licores.
    
    Al final del juego ganaron las mujeres quienes pidieron que sus hijos hicieran un strep trease. Ambas se sentaron en el sillón y contemplaron a sus vástagos mientras se quitaban las prendas. Observaron que Arturo presenta el pene  más largo, mientras que su Iván lo tenía más ancho.
    
    Luego les tocó el turno que los chicos disfruten el espectáculo de sus madres se quiten las prendas: Mirella tenía las tetas más grandes, gordita de esas buenotas y el coño muy peludo, un tanto más tímida. Cristina tenía el cuerpo más delgado, un poco más alta y piel ligeramente más tostada que Mirella, su coño estaba perfectamente depilado y una sonrisa pícara.
    
    Luego sus hijos se acercaron gateando y empezaron a lamer el coño de sus respectivas madres haciéndolas llegar en un orgasmo. Entre las copas y la excitación acordaron hacer un intercambio de parejas.
    
    Mirella se abrió de piernas boca arriba en el suelo, Iván la penetró de una estocada como hacía con su madre, lo cual le causó dolor a Mirella dando un ligero brinquito y gritito, ya que Cristina tenía la vagina más profunda. Mientras que Cristina se puso en cuatro, Arturo penetró de a pocos viendo que el coño de ella era más estrechos y sus labios vaginales se expandían. Cristina se acercó a su amiga y le dio un beso en la boca para que se calmara.
    
    Mientras Iván penetraba a Mirella la cogió de los tobillos para facilitar la penetración bajando el ritmo, Cristina le chupaba las tetas a su amiga. Arturo frotaba el clítoris rosado y rasurado de Cristina mientras la penetraba en cuatro. Luego de varios minutos. Cristina quiso tener el control. Mirella tenía los ojos completamente abiertos y respiraba por la nariz y explotaba el aire por la boca para intentar de ...
«123»