1. De hija abusada a esposa sumisa 4


    Fecha: 01/07/2022, Categorías: Tabú Tus Relatos Autor: Teresa, Fuente: RelatosEroticos-Club






























    Después del encuentro en el hotel Rivera de Triana con mi hermano  mi padre y mi marido. Mi padre se quedó un tiempo con mi hermano allí en Sevilla.  Yo caí en una pequeña depresión. Le pedí a mi marido que no me volviera a compartir con alguien de mi familia. Tenía muchos remordimientos pero cuando follaba con mi marido el utilizaba nuestros juguetes y me decía al meterme un bibrador por el culo mientras me follaba el culo si no echaba de menos la polla de mi padre o de mi hermano. Eso a mi me calentaba mucho más que el que me metiera el vibrador. Decidimos volver a nuestras andanzas de playas nudistas. Quedamos con un amigo nuestro algo más mayor pero con un buen pollon. Siempre me han atraido los hombres mayores de poco atractivo físico y mucho de depravado. El está entradito en carnes con su barriguita cervecera pero es un macho dominante le gusta insultarme y tratarme como si fuera ganado al que se folla duro. Nos conocemos desde hace años. En la época que yo amamantaba y tenía los pechos llenos de leche. Me decía que yo era su cabra me ponía a cuatro patas y me ordeñaba los pechos bebiendose mi leche. Luego me follaba de esa postura por el culo y el coño y me hacía gemir como una cabra. Para luego darme biberón follandome la boca y haciéndome tragar toda su leche. Mi marido lo grababa todo y luego me follaban entre los dos a la vez. Cuando se me secaron los pechos perdió interés y ya no nos veíamos tanto . Aquella mañana estaba ya esperándonos en los aparcamientos de ...
    ... la playa de Bolonia. Como siempre me tendió la mano para que yo le chupara el dedo corazón.  Era un juego morboso entre nosotros. Que yo me prestó sumisa. Luego me dio unas bolas chinas para mi coño ,un pub anal y un tarro de lubricante. Yo sabía que debía hacer sin preguntar. Unte los juguetes con el lubricante y me aparte el diminuto tanga para introducirme las bolas en el coño y el pub en el culo. Luego me dio un collar para mi cuello de que colgaban dos finas correas. Mi marido cogió una y el otra y echaron a andar delante mía mientras yo los seguía como ganado sólo vestida con mi tanga y portando la bolsa con el broceador, las toallas y la nevera. Por fin llegamos a la parte nudista y fuimos al arroyo del conejo. Es una parte de la playa en la que van muchas parejas a follar y también de dogging. Llegamos los primeros aún no había llegado nadie. Ellos se desnudaron y yo me quiten el tanga. Me arrodille para hacerles una mamada como era costumbre . Pero me dijeron que era pronto que les untars crema solar. Así lo hice con ambos por toda su anatomía es esmerandome en sus pollas pero no me hicieron caso y se fueron a bañarse  dejándome sola allí. Yo no fui con ellos pues no me habían invitado. Cuando volvieron ya habían llegado una pareja joven que se había colocado lejos de nosotros y un hombre joven que al verme sola se había puesto relativamente cerca. Fue entonces cuando me pidieron que se las chupara. Yo sabía cual era el motivo de la espera. Antes no había publicó.  ...
«123»