1. Los hijos de Inés, 2da parte.


    Fecha: 06/06/2022, Categorías: Primera Vez Tus Relatos Autor: Kelo1961, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Viviendo con Inés, en alguna oportunidad que se había ido aprovechando la ausencia se entregó la nena, Mariela, y luego el bebé, Pablo, y me coji a los dos.
    Pasaron varias semanas, normales. Pero habían quedado flotando en el aire esas experiencias.
    Yo esperaba paciente la oportunidad de poder cojer de nuevo a alguno de los dos hijos o a los dos si pudiera. No sé daba ninguna situación propicia e Inés cada día estaba más sexual conmigo 
    El sexo era casi a diario, muy intenso y variado, por lo cual tampoco quería poner en riesgo esa vida que me había tocado en suerte.
    Pero todo pasa, cuando tiene que pasar y así como la primera vez me sorprendí con lo que pasó sin haberlo imaginado, apareció la segunda oportunidad de vivir algo que ni imaginaba y que cambiaría todo en nuestra familia.
    Llegó el fin de semana y los chicos se iban a pasar el sábado a la casa de una tía, me levanté temprano les hice sus desayunos, y en medio de chistes y risas tontas ya estuvieron listos.
    Subimos al auto y los llevé. Su tía salió a recibirlos y me saludó muy cariñosa, era una mujer un año mayor que yo y se la veía muy linda 
    Hablamos algunas cosas del clima, hicimos algunas bromas, y me volví a casa dejando a Mariela y a Pablo en su casa.
    Ya en el camino iba pensando en llegar y cojerme a Inés, la noche anterior no habíamos tenido sexo para poder dar rienda suelta a nuestros juegos el fin de semana aprovechando que sus hijos no iban a estar
    Llegué a casa y me metí a la ducha, salí ...
    ... vestido solo un slip que me marcaba todo ya que era streech.
    Al entrar a la pieza, pensé que Ines dormía pero la encontré desnuda, con unas sogas en la cama y una máscara de cuero en la mano.
    - Estamos listos! Dije yo sonriendo y le di un beso, aprovechando a tocarla por todos lados.
    - Acostate mi amor, que hoy seré tu jefa!
    Me recosté en la cama, me ató un pie luego el otro a las puntas de la cama, dejando mis piernas muy abierta. Estando boca arriba podía ver su cara de lujuria mientras lo hacía
    - recostate dijo subiendo hacia mi pecho, y sentandose con su concha sobre mi cara
    Sentí que me amarraba las manos también a cada punta quedando a su mereced
    Yo había empezado a chupar esa concha que emanaba calor y jugos deliciosos
    Se salió un poco, me quise quejar pero me hizo silencio con su dedo y me puso la máscara de cuero en la cabeza.
    La máscara era casi ciega, algo traslúcida que me dejaba ver borroso, y con orificios nasales y en la boca
    Cuando terminó se volvió a sentar en mi pecho y mirándome me dijo
    - Hoy nos vamos a divertir y mucho. Espero que estés listo. Vos confía en mí que hoy soy tu jefa y vas a tener que hacer lo que te indique.
    - Bueno, dije yo, pero atado...
    Otra vez me indicó silencio y dijo
    - Te voy a poner una bola en la boca para que no hables, pero solo porque no quiero escuchar hablar. Igual podés hacer sonidos y si haces tres veces seguidas paramos.
    Lo hizo y sentí que con una tijera cortaba los lados de mi slip y me lo sacaba dejándome ...
«123»