1. La venganza de Papá ( manteniendo la familia unida 4)


    Fecha: 13/05/2022, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: tapiadraz, Fuente: RelatosEroticos-Club

    ... después de tres metidas se la metió a mi hermana. Alternandonos y aumentando una metida cada vez más, nuestras nalgas recibían el choque de su abdomen y alcanzamos el orgasmo, primero mi hermana y luego yo.
    Resultó ser más cachonda y atrevida que yo, y eso que en un principio le daba pena.  Consumamos la fantasía que teníamos desde hace tiempo, que nos cogiera en la sala con lencería.
    Eso fue solo el principio, nos cogió por toda la planta baja de la casa, sabíamos que mamá llegaría hasta después de las 4 de la tarde. tiempo suficiente para gozar nuestro placer prohibido.
    Nos acostó sobre la mesa del comedor y una al lado de la otra con las piernas abiertas y él de pie recibíamos la verga que entraba y salía de nuestras panochas. Quedábamos a la altura perfecta y era muy morboso estar jadeando al lado de mi hermana en la mesa donde cenamos anoche.
    Terminó afuera de nosotras y nos acercamos para limpiar lo que escurría a lo largo de esa longitud que tal vez no era descomunal pero logró satisfacernos. Y la valoramos no como mi madre que no tuvo la paciencia de superar el problema que alguna vez tuvo en la intimidad con ...
    ... ella. 
    Se sentó en una silla del comedor y limpiamos lo que había caído al piso. Nos quitamos el bra y la tanga, anduvimos por toda la casa solo con liguero y zapatillas. Le preparamos algo para desayunar y así como estábamos desnudos los tres desayunamos.
    Luego de descansar un poco sobre la sala reanudamos nuestra tarea sexual.
    Estuvimos en mi recamara para hacernos el amor como los degenerados que somos. Entre mi hermana y yo ya habíamos experimentado caricias les, pero aquel sábado creo que tuvimos mucho avance. Mientras yo me daba de sentones sobre la verga de papá ella lamia mi ano, y me provocaba sensaciones que nunca imaginé. Ante el beneplácito de nuestro papá estuvimos acariciándonos mientras agarraba aire. 
    Fue un fin de semana que jamás olvidaré. Sin duda mamá no la había pasado tan mal. Esa coartada de la expo la sabíamos de antemano. Sabíamos que a ella se la  estaban cogiendo en ése hotel donde se celebraba la dichosa expo de cosmetología.
    Por eso desde algún tiempo papá de común acuerdo se consolaba con nosotras, quien mejor que las hijas de papi para satisfacerlo y atenderlo porque su esposa ya no lo hace. 
«12»