1. De hija abusada a esposa sumisa y compartida 2


    Fecha: 03/03/2022, Categorías: Tabú Tus Relatos Autor: Teresa, Fuente: RelatosEroticos-Club




























































    ¡Lo hice! Si por fin lo hice. Tras mucho aguantar a mi marido que es muy insistente cuando se le mete en la cabeza algo. Para doblegar mi reticencia me mantuvo sin permitirme obtener ningún orgasmo. El me masturbaba a menudo metiéndome vibradores pero no me dejaba acabar y los sacaba cuando estaba apunto. Me hacía mamarsela asta correrse en mi boca y obligarme a tragarme toda su lefa. Me insultaba y me preguntaba si así me follaba la boca mi padre asta dejarle la polla bien limpia. Como ya conté en mi anterior relato soy una rubia de ojos verdes y grandes pechos como podeis ver en mis fotos que acompañan el relato. Mi padre me inició en el arte de chupar pollas y mi marido que lo sabe estaba empeñado en compartirme con el. Mi marido que es un vicioso y se enamoró de mi por que yo no sabía decir que no a los hombres y el disfruta del juego de mi sumisión compartiendome con otros hombres como su esclava personal humillandome en todo tipo de vejaciones sexuales. He de confesar que no sólo lo hago por amor a mi esposo sino que también obtengo mi propio placer. Pero el hecho de volver a ser el juguete de mi propio padre y ahora con la participación de mi marido, me aterraba mucho. Me resistía a entrar en ese juego. Mi marido con su tortura impidiendo que alcanzará el orgasmo iva minando mi voluntad. Me hacía salir ligera de ropa y con unas bolas chinas en mi vagina que me al andar me exitaban mucho. Íbamos a los mismos bares de encuentros donde otras veces era ofrecida y en las ...
    ... que mi marido me follaba duro junto con algún o algunos afortunados pero ahora sólo dejaba que me manosearan y me follaran la boca . Terminaba cubierta de semen y con una gran calentura sin satisfacer. La última gota que doblegó mi reticencia  fue cuantos me habíais comentado en el anterior relato que me decidiera ha hacerlo. En fin que si que lo hice y ahora os lo cuento. Mi padre no suele venir a mi casa . Normal mente vamos mi marido y yo a su casa una vez al mes a comer con el. Le dije a mi marido que estaba dispuesta a reducirlo. Desde que me hice mayor mi padre no había mostrado interés más en mi. Pero ya tomada la desicion estaba dispuesta a que eso cambiará. Empecé a hacer las visitas más seguidas y cada vez que íbamos yo me vestía con ropa transparente y sin sujetador me se apreciará bien a la vista mis tetas. En algunas fotos de las que mando se puede ver. Mi padre siempre le ha tirado mucho unas buenas tetas. Siempre he pensado que el hecho que a mi me desarroyara el pecho tan niña tubo que ver la inclinación morbosa que desperte en mi padre . Con cada visita me mostraba más cariñosa y me rozaba más con el . Pegando mis tetas en su espalda o en su cara en cuanto la ocasión me lo permitia. Mi marido disfrutaba con ese turbador juego que empezaba a surtir efecto en mi padre que me miraba ya con deseo en sus ojos. Con la escusa de que me ayudará a pintar la casa le hice venir a la mía. Yo me puse una camiseta de tirantes cortita con la barriga al aire y que al levantar ...
«123»