1. Primera vez con una alumna


    Fecha: 14/01/2022, Categorías: Primera Vez Tus Relatos Autor: AlexisMadero, Fuente: RelatosEroticos-Club

    ... mientras sentía sus labios ir de arriba a abajo sobre mi verga empapada en su saliva. En ese momento me sentí imparable. Mitzi era el objeto de deseo de varios pendejos en la prepa que solo se conformaban con jalarsela en sus casas pensando en ella o si tenían suerte algún beso ocacional. Y ahi estaba yo, con la chica más buena de la prepa tragandose la verga de su profesor. El éxtasis de pensar eso me llevo a tomarla del pelo y empujarla más hacia mi verga, escuchaba las arcadas de ella al atragantarse, la dejaba tomar aire para que volviera a la carga. Yo no paraba de gemir, sentía que en cualquier momento me iba a venir.
    - Mitzi, no voy a aguantar más.
    - Tu decides profesor, yo gustosa sigo mamando tu verga.
    - No, creo que ahora quiero devolverte el favor.
    Ella entendió de inmediato y dejo mi verga en paz. Ella se acostó abriendo sus piernas mientras me lanzaba una mirada provocadora. 
    Yo aún tenía la sangre hirviendo luego de aquella mamada. No me detuve ni a respirar, me pare, puse mis brazos sobre su cintura y baje su pants. Sus piernas morenas estaban desnudas, las acaricie por un momento mientras me disponía ahora a deshacerme de su tanga. La acaricie por encima de esta, lo que hizo que lanzará una risa juguetona. Baje su tanga hasta tocar el piso. Su parte inferior estaba desnuda por completo ahora. Podía notar lo húmeda que estaba su vagina al igual que apretadita. La empecé rozando con delicadeza, luego me lleve dos dedos para bañarlos en saliva y comenzar a ...
    ... juguetear. Al igual que Mitzi hizo conmigo, yo comenze lento, moviendo mis dedos en círculos por encima de su clítoris. Cuando note que estaba poniéndose más mojada me animé a meter pausadamente mis dedos, al momento de hacerlo soltó un pequeño gemido que se ahogo. Comenze a mover de arriba a abajo los dedos que tenía en su vagina, a medida que aumentaba el ritmo, ella aumentaba sus gemidos.
    - Profesor, profesor, dónde aprendió hacer esto? - me decía entrecortada mente.
    - Uno debe aprender otras cosas además de las que doy en la escuela Mitzi - le contestaba mientras metia más profundo mis dedos.
    Sus gemidos seguian intensificandose hasta que llegó un punto donde estos se combinaban con gritos, y yo llegaba al punto donde no me importaba si los gritos hacían que nos descubrieran. La cautela se fue al diablo, solo nos dedicamos a gozar. 
    - Profesor, usted si sabe cómo tocar a una mujer - me decía mientras se llevaba las manos a sus tetas y las apretaba. La sangre comenzó a hervirme otra vez, saque mis dedos de su vagina y ahora puse mi cara y lengua sobre ella. Estaba completamente empapada, yo solo podía lamer mamar como un loco, su clítoris tenía un sabor fuerte pero nada desagradable. Yo solo veía su vagina y solo escuchaba sus gemidos que no paraban ni un segundo, escuchaba como decía "profesor, profesor" y eso solo me empujaba más hacia ella. De pronto, sentí como sus manos se postraban sobre mi cabello y me empujaba hacia su pucha mojada, hasta que entrecortada mente ...
«1...345...»