1. Disciplina domestica: Guantes, bragas y correazos.


    Fecha: 13/01/2022, Categorías: Dominación / BDSM Tus Relatos Autor: sumisso22, Fuente: RelatosEroticos-Club


    DISCIPLINA DOMESTICA: LA TIA DE LOS GUANTES DE GOMA
    
    El día que mi padre nos abandonó a mi madre y a mí, fue el día más feliz para mi madre. Mi padre era un completo sin vergüenza, un delincuente, siempre metido en problemas, trapicheos, alcohol, drogas y faltaba al respeto a mi madre. La hizo un gran favor con abandonarnos y desaparecer para siempre. Mi madre tuvo que trabajar muy duro para sacarme adelante y pagar el alquiler de un hogar. Trabajaba un gran número de horas al día, desde por la mañana temprano hasta por la noche y una o dos veces a la semana incluso por la noche.  Que estuviera fuera de casa tantas horas propició que yo tuviese una gran libertad, podía hacer lo que quisiera, no había nadie para controlarme. Poco a poco esa libertad me perjudicó y empecé a convertirme en lo que era mi padre, un completo delincuente.
    
    En aquel entonces tendría unos 25 años, ya era un joven adulto, pero no me comportaba como tal. No hacía nada bueno en la vida, me dedicaba a trapichear, robar lo que podía, meterme en pelear, holgazanear, beber, fumar…… podría seguir líneas y líneas.  Tenía un amplio expediente delictivo, ya me habían detenido varias veces, pero al ser joven siempre decidían darme una nueva oportunidad, hasta que llegase el día que no me la diesen e ingresara en prisión o quizás podría pasarme algo mucho peor. 
    
    Mi comportamiento lo pagaba mi madre, estaba desquiciada conmigo, no paraba de meterme en problemas y cada vez iba a peor. Ella estaba muy triste, ...
    ... lloraba a menudo, no sabía que hacer conmigo, no podía educarme, yo no la respetaba y además ella estaba fuera de casa todo el día. Estaba completamente desesperada sin saber como enderezarme, hasta que tomo una decisión. Me sentó en una silla y me dijo lo que iba a hacer.
    
    -	Hijo, no me ha quedado más remedio, que llamar a tu tía, ósea a mi hermana mayor. Vendrá a vivir con nosotros una temporada y las cosas van a cambiar. Ella es una mujer muy severa y estricta, con unos medio poco convencionales pero efectivos, odia la indisciplina como ya te he contado alguna vez y utiliza castigos muy severos para corregirlos. Espero que cambies por tu bien, sino te lo hará pasar muy mal – Me dijo de forma muy seria sin ápice de broma.
    -	
    
    Las palabras de mi madre no me impresionaron lo más mínimo. Me describió a mi tía como si fuera la mujer de la guadaña, o el mismísimo diablo, pero era solo una mujer. ¿Qué podía hacer?, era una idea absurda que mi tía viniese una temporada a vivir con nosotros. No iba a hacerla en menor caso u obediencia, lo mismo que hacía con mi madre, la menospreciaría sin el menor respeto.
    
    -	Te lo advierto, te cuidado cuando se ponga sus guantes, ya entenderás lo que te quiero decir- volvió a intentar intimidarme con sus palabras mi madre.
    
    Me tomé a broma todas sus palabras y no la hice el menor caso. Mi tía saldría huyendo de mi casa enseguida, cuando me conociese se asustaría y me daría por perdido y volvería a su casa. Mi tía no tenía nada que hacer ...
«1234...»