1. Jose Mari


    Fecha: 10/01/2022, Categorías: Primera Vez Tus Relatos Autor: Enrico, Fuente: RelatosEroticos-Club

    -	Jose Mari hora de bañarte! Es sábado, hace una semana no te bañas y hueles a chivo.
    -	Mamma no es verdad. 
    Era verdad, hacía varios días no me bañaba porque era invierno y en la mañana me levantaba tarde para ir al cole y en la noche, era muy de noche después de jugar y ella estaba cansada para bañarme.
    -	A ver métete aquí en la tina conmigo.
    Mamá me hacía espacio entre las piernas y yo al entrar veía la espuma cubrir su cuerpo desnudo. Ella tenía absoluto desparpajo en andar desnuda por la casa, en especial en verano, y mi hermana y yo acostumbrábamos a hacerlo también.
    Mi hermana solo ocasionalmente se bañaba con nosotros, habia crecido y no cambiamos los tres en la tina.
    Metí mi piernas entre las suyas y me recosté al otro lado de la tina. De su cuerpo se veía solo el redondel rosado que formaban sus pezones y una sombra oscura entre piernas. Desde hacía rato, me llamaba la atención que mi mamá, hermana y yo tenemos algo diferente allí y tenía curiosidad por preguntarle. Mi padre estaba ausente casi todo el tiempo pues era agente viajero y siempre estaba de mal genio cuando regresaba. 
    -	Mamá, mi hermanita y yo somos diferentes en cómo hacemos pipí, ella tiene una raja y yo un pito, ella se sienta o acuclilla y yo lo hago parado. Tu que tienes?
    Mi madre se me quedo viendo y se sonrió.
    -	Soy igual que tu hermana, pero con pelo. Quieres ver?
    Diciendo esto, aparto la espuma y subiendo las caderas me presento una maraña de pelo negro cubierta de espuma.
    -	No ...
    ... se ve nada, parece la cabeza de un gato
    -	Que dices hijo, me voy a afeitar para dejaria como la de tu hermana.
    Y diciendo esto se apartó los rizos con las dos manos
    -	Acércate, ves la raja?
    En verdad habia una abertura que se unía con la de las nalgas que mama apretaba para subir las caderas
    -	Que hacen? 
    Mi hermana en camisón de entre casa, no había querido bañarse, se asomó al umbral de la puerta.
    -	Ah, qué bueno que apareces, le nuestro tu hermano que mi concha es igual a la tuya, pero con pelo. A ver, súbete el blusón para que tu hermano compare.
    Sin rechistar, porque mama no era de la que daba órdenes dos veces, mi hermana dejo sus piernas desnudas y más arriba una raja casi sin pelo a la vista. Mi hermana Ana estaba muy orgullosa de su raja, ya en otras oportunidades mientras nos duchábamos me la habia enseñado cuando hacia pipí. Me habia mostrado como salía el chorrito amarillo de su hoyito.
    No me atrevía a decirle a mama que la de hermana era más bonita. Una boquita de labios gruesos cerrados que dejaban escapar la punta de la lengua como si se quisiera burlar de mí. La de mama en cambio era una zanja rosada rodeada de pelo que le llegaba por abajo hasta el culo y por arriba le cubría el vientre. Mama era peluda de todo y me asustaba un poco su raja.
    -	Siente la, aquí en el centro. No muerde.
    -	¿Seguro mama? Y con miedo puse un dedo que sintió el húmedo y el tibio de la hendidura.
    -	Ahora toca a tu hermana.
    -	¡No mama! Dijo mi hermana haciéndose la ...
«12»