1. Fantasía en Pachuca


    Fecha: 09/01/2022, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: Suryp, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Hola. Soy casado y vivo en Pachuca. 
    Después de dos encuentros sexuales con mi excompañero de trabajo, nos volvimos a contactar por teléfono y nos vimos en su casa. El reencuentro fue de besos súper apasionados y me llevó a su cama. Nos desnudamos y seguimos con los besos y caricias.
    Hicimos un 69 muy rico. A mí me encanta tener en mis manos su enorme polla; la tiene muy gruesa. Se la acaricié y se la mamé con mucho deseo. Mientras él me besaba mis nalgas y mi ano.
    En seguida me untó un poco de crema y me pidió que me pusiera de rodillas recargado en mis codos sobre la cama. Me acercó su miembro bien erecto a mi ano y me lo empezó a empujar despacio. Aunque ya tuvimos dos encuentros anteriormente, por la falta de uso, me dolió aún. Así que me acariciaba y me decía cosas "hermosas" hasta que me la enterró completa. Mmm yo me movía de placer. Disfruto mucho sentirme cogido por un pene sabroso; grueso y largo. Hasta quisiera que mi esposa también lo probara algún día; estoy seguro que también le encantaría porque cuando tengo sexo con ella le pregunto si le gustaría coger con alguien que tenga un pene largo y grueso, y me dice que se lo consiga, pero mi amigo no se anima. Pienso que algún día vamos a encontrar alguien que pueda darle a mi esposa una verga enorme. A ella le fascina coger, dice que le encantaría que algún macho le diera por los dos lados, o coger con dos penes al mismo tiempo para tener unas ricas venidas. Ya será algún día.
    Siguiendo con mi historia, me ...
    ... volteó boca arriba, me besó mis tetas, mi pecho y mi boca y me levantó un poco las piernas. Me la metió sabrosamente una y otra vez, tallándome muy excitantemente. Me encanta que me bese mis tetas mientras me coge, es algo rico. Me estuvo bombeando unos minutos así; yo gemía de placer.
    Después él se acostó boca arriba y me pidió que me sentara en su tremenda vergota. Pero antes de subirme, le di unas ricas mamadas y le decía que era mi hombre, que era mi macho y me encantaba que me cogiera así de rico. Me senté sobre sus piernas y me introduje ese enorme pene. Mmmm... Es algo maravilloso, exquisito y placentero tener esa enorme verga dentro de mi. Me di la gran agasajada gritando de felicidad. Para aquellos que nunca han probado un pene, no saben lo que se están perdiendo. Y no me considero gay; solo disfruto el sexo. No lo hago seguido: ha sido cada año quizás, son encuentros ocasionales. Me gusta hacerlo solo con él. No he salido con nadie más. 
    Casi para finalizar, me pidió que me parara abajo de la cama y pusiera mis codos sobre la cama y él se puso atrás de mi. Me besó las nalgas y me las acarició como todo un macho y me enterró ese pene vibrante y deseoso de terminar. Después de unas ricas embestidas, me dijo que iba a terminar. Yo le dije que si, que me echara su lechita hasta dentro. Mmm... Qué rico: nos venimos juntos.
    Quedamos satisfechos los dos. Y nos prometimos vernos más seguido. 
    Como dato extra, mi esposa tiene 45 y yo 50 años. Mi amigo igual de 50, pero no se ...
«12»