1. Yo, mi amiga y su hija


    Fecha: 19/09/2021, Categorías: Confesiones Tus Relatos Autor: Fede, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Este relato es real y sucedió hace poco tiempo. Empiezo contando que vivo en la ciudad de México mi nombre es Federico y tengo 45 años, casado y con 1 hijo, trabajo como gerente de logística y tengo una amiga compañera de trabajo llamada Claudia, casada y con dos hijas Claudia de 19 años y Elia de 16. Claudia es una mujer delgada con buenas caderas y pechos regulares, es algo introvertida y recatada. Hace tiempo Claudia y yo empezamos a tener una amistad muy sincera, nos platicábamos muchas cosas de diversos temas, de su familia, de la mía, del trabajo, de sus gustos y los míos, etc. Poco a poco nos fuimos compenetrando mucho y nuestras platicas fueron más profundas, ella empezó a contarme de los problemas que tenia con su esposo, era desobligado, irresponsable, mujeriego, ella estaba muy enamorada de él y decía que por eso no lo dejaba. Yo no tengo ningún problema en mi matrimonio y todo marcha bien. Un día Claudia me platicó que los problemas con su esposo se estaban agravando y que ya no aguantaba, empezó a llorar y decía que ya no aguantaba, al final lloró muy fuerte y entro en desesperación, yo trataba de calmarla y le decía que ella tenia mucho de culpa por aguantar a su esposo, al final logro calmarse y me dijo que, si podía darle un abrazo, yo la verdad me sorprendí, le respondí que, si y nos abrazamos, ella me abrazo muy fuerte y en ese momento sentí un escalofrío muy fuerte. Me dijo que si por favor la apretaba un poco más ya que lo necesitaba y así lo hice. En ese ...
    ... momento sentí como vibro su cuerpo y pude notar que sus pechos eren todavía muy duros, duramos un momento así y después nos separamos, me dijo que gracias por escucharla y que yo era un gran amigo. Después de eso, pasaron dos o tres días sin novedad, solo con nuestras tradicionales platicas, hasta que un día estaba yo en mi oficina y llego ella, me dijo que, si podía pasar y le dije que sí, entro y se sentó enfrente de mí, yo la vi muy feliz, me dijo que, si me podía preguntar algo y le dije que sí, cuando le dije eso note que dudo y le dije que no había problema que me preguntara lo que quisiera, me dijo que le daba pena pero que se iba a animar por la confianza que nos teníamos. Adelante, vas le comenté, ¿oye alguna vez le has sido infiel a tu mujer? Me pregunto, sin dudarlo le respondí que no. Ella me dijo no te creo, y le respondí ¿Por qué no me crees? No sé, pero creo que si le has sido infiel, enseguida se paro y se fue. Más tarde regreso y me dijo que si tenia tiempo de platicar con elle, le dije que sí, me dijo que quería jugar un juego que había jugado con una amiga, y que quería jugarlo conmigo, era un juego de preguntas y respuestas, me dijo que ella me podía hacer tres preguntas y yo tenia que contestarlas y después yo le hacia a ella tres y me las contestaria. Le comenté que estaba bien pero que sería más interesante que nos turnáramos las preguntas, ella dijo que sí. La verdad es que las preguntas que nos hicimos fueron muy simples y los dos las contestamos sin ...
«1234»