1. Mi primera vez con una mujer mayor que yo


    Fecha: 19/03/2023, Categorías: Sexo con Maduras Autor: A M, Fuente: CuentoRelatos

    Ella tiene 45 años, o al menos eso creo ya que nunca me ha precisado su edad y es por su cabello un poco cano que pienso que tiene algunos años más. Es delgada y no muy alta, si uno la mira de reojo pensaría que no tiene mucha gracia por la ropa holgada que suele usar y vaya error quedarse con esa primera impresión. Sin embargo, además de un físico bastante bien cuidado (que por supuesto aprecié a mis anchas en el clímax de esta historia) ella posee una mente ágil y muy abierta; hasta el momento de conocerla creí que pasando cierta edad todos nos volvíamos necios y herméticos, por lo que me complace haberme equivocado y comprobar su inteligencia y su ansia de conocer y experimentar.
    
    A Maribel, así llamaré provisionalmente a mi amante protagonista, la conocí cuando un amigo me pidió apoyarlo en su negocio pues él debía salir de la ciudad junto con su esposa por algunos días. El negocio no es más que una tienda de papelería y artículos de oficina y yo solo tenía que supervisar la entrada de productos y monitorear las ventas. En el instante que llegué al lugar noté que Maribel por si sola podía hacerse cargo de todo el asunto, pero algo de ella me llamó la atención y es que enseguida congeniamos, teníamos puntos de vista similares y nuestras charlas rápidamente se volvieron extensas y en cuestión de días ya le llamaba por teléfono para seguir hablando. Estuve laborando en el lugar por un mes, tiempo en el cual nada sugestivo había pasado.
    
    Cuando mi amigo y su mujer ...
    ... volvieron, me comentaron que querían que los ayudara un poco más pues iban a estar muy ocupados para atender los pormenores de su tienda. Accedí encantado, sobra decir que la razón no era ni la paga ni la relación que mantenía con ellos sino Maribel que llamaba cada vez más mi atención.
    
    Y es que en ese momento yo tenía una relación con una mujer de mi edad (27), las cosas iban bien pero sentía que se iba haciendo cada vez más monótona nuestra rutina; a pesar de eso el sexo era muy intenso y frecuente (llegamos a follar en la pequeña bodega de la tienda mientras Maribel salía a comer, procuraba hablar con mi entonces novia mientras Maribel estaba cerca y en cuanto se iba nos encerrábamos y jadiamos como locos, casi nos descubren un par de veces algunos clientes, tal vez esto sea parte de otra historia pues de momento quiero extenderme en mi relación con esa mujer madura).
    
    Una vez, por accidente, Maribel descubrió un condón en mi bolsillo y solo se limitó a decirme "Vaya chiquillo picarón que eres", lo cual hizo que empezara a considerar que yo también le interesaba para algo más que hablar y que, de cierta manera, mi relación le importaba poco, pues lejos de mostrarse seria parecía divertida y juguetona con ese pequeño accidente.
    
    Maribel y yo de pláticas extensas pasamos a tener momentos de jugueteo, había ocasiones en las que se comportaba como una chiquilla al grado de tomar cosas de mi mochila para hacer que yo intentara quitárselas. En una de esas ocasiones tuvimos un ...
«1234»