1. Laura, la enfermera con fantasías


    Fecha: 24/01/2023, Categorías: Confesiones Autor: Enrique maduro, Fuente: CuentoRelatos

    ... Juan. Juan Estébanez. Fuimos colegas en la universidad, cuando aún había tranvías… -Sonríe melancólico, al tiempo que el tal Juan, le extiende la mano para saludarla.
    
    Laura hace un leve movimiento de retroceso. Los protocolos son muy estrictos en ese sentido, y las manos…
    
    -No, tranquila, precisamente ha venido a hacerse la prueba del Covid-19. Vive con su hija y sus nietos ahora, y quería estar seguro de no tener riesgo. O sea, que abusando de la confianza… -ambos sueltan una leve carcajada.
    
    -Encantada Juan. El doctor Martínez siempre tan atento con todos -responde Laura mientras que acepta la mano tendida que tiene enfrente.
    
    Lejos de conformarse con ello, Juan, una vez le estrecha la mano, la atrae hacia sí, y le da dos besos… sobre la mascarilla.
    
    Vaya, seguro que es inmune, piensa Laura.
    
    Se trata de un hombre que parece mayor que el doctor Martínez. Lleva una bata translúcida de protección sobre su traje oscuro, guantes y protectores sobre los zapatos. Y desprende un penetrante y agradable aroma a perfume que, a pesar de la mascarilla, penetra en la nariz de Laura y parece que le llegue al cerebro.
    
    -Mira, Laura. Vamos a hacer una cosa. Juan se toma el café y se marcha. Así que te vas a ir con él y te dejará en tu casa. Descansa y mañana vienes un poco antes. Estarás más fresca y rendirás más. Y esto no es cosa de un día, así que nos conviene racionalizar nuestros esfuerzos. Gente profesional como tú, me interesa cuidarla, porque os necesito -Laura ...
    ... baja la mirada y se sonroja levemente.
    
    -Pero…
    
    -Nada de “peros”. Hay que hacer caso al jefe -esta vez habla Juan- Anda. Quítate toda esa parafernalia que llevas encima y me esperas en la taquilla del parking que voy en nada. Mucho mejor tu compañía que la de Carlos.
    
    A Laura se le hace extraño dejar el trabajo, pero piensa que ese añadido en su descanso no le vendrá nada mal. Y como sabe que su pareja no estará en casa, podrá comer algo, darse una ducha bien caliente y acostarse desnuda. Es curioso, ¿desnuda? Le ha venido ese flash a la mente.
    
    Mientras se dirige al vestuario, piensa que, decididamente, hoy no le vendría nada mal un buen revolcón. Aunque tal vez cuando llegue su pareja ya estén en los brazos de Morfeo…
    
    Es curioso, piensa Laura, mientras espera en el lugar indicado por Juan. Hoy he venido con transporte público, porque me suponía que estaría reventada para conducir al regreso, y mira por donde, voy a volver con chófer particular… Y en ese preciso instante, el olor a perfume de Juan vuelve a invadir su pituitaria. Si es que… cómo estás hoy Laura… Menos mal, se detiene un BMW frente a ella, y Juan baja la ventanilla para indicarle que se suba.
    
    Cuando se acomoda en el asiento de piel, siente un inmenso calor que invade todo su cuerpo, al tiempo que intenta bajarse en la medida de lo posible la falda que, al acomodarse, ha dejado al aire generosamente sus piernas, cubiertas por unas medias oscuras.
    
    Le gusta vestirse siempre con cierta elegancia, no ...