1. Mi alumno, 28 años más joven que yo


    Fecha: 21/01/2023, Categorías: Infidelidad Autor: Lara, Fuente: CuentoRelatos

    Mi espalda arqueaba y mis ojos cerrados fuertemente me hacían presagiar un orgasmo que no tardó en llegar, mis manos sobre sus muslos agarrándoselos fuertemente y clavándole mis uñas, los gemidos cesaron dando paso a un grito sordo con mi boca abierta, hasta que el silencio se rompió con un grito tremendo que salió de mi interior, él me seguía metiendo su pene hasta que la sacó para eyacular su esperma sobre mis pechos sudorosos.
    
    Mi nombre es Ana y os voy a contar como le conocí, donde y como empezó todo, como un chico 28 años más joven que yo me devolvió la felicidad, hizo que me sintiera otra vez una mujer deseada, un chico que me enseñó a disfrutar del sexo de una forma diferente, un chico que provocó mis primeros orgasmos reales.
    
    Soy profesora en la universidad y tengo 48 años, estoy casada con mi novio de toda la vida, llevamos juntos 30 años, nunca en mi vida he estado con otro hombre más que con él, a mi edad soy una mujer bastante resultona, pelo castaño liso, largo que habitualmente lo llevo con moño cuando voy al trabajo, ojos verdes y aunque sigo teniendo buen cuerpo los años van pasando factura y ya se empiezan a notar algunas arrugas a pesar de las varias cremas que todas las mujeres coquetas como yo nos ponemos, mis pechos y mis nalgas ya no están firmes como antaño, algo… poca de tripa y mis caderas anchas debido a los dos partos que he tenido, no obstante sé que todavía los hombres se dan la vuelta para mirarme.
    
    Vivo en un pueblo cerca de Valencia y ...
    ... suelo coger el autobús para ir al trabajo y a la vuelta me recoge mi marido Carlos, he compartido toda mi vida con él, hemos sido muy felices, pero ya desde hace más de un año me siento un poco abandonada, no si por el estrés del trabajo o por sus continuos viajes, pero sentía que algo había cambiado.
    
    Todos los días, al coger el autobús me encuentro con varios alumnos míos, son chicos y chicas muy jóvenes con ganas de divertirse y nunca he tenido problemas con sus bromas, siempre me han respetado y siempre he entendido las pequeñas bromas como miradas y risas hacia mí, yo simplemente me reía y callaba, ya se cansarían.
    
    Cansarse se cansaron, pero de meter bulla que era lo importante realmente, lo que conseguí no sé si con mi carácter o porque realmente llegué a ellos como profesora cosa que realmente me llenaba de orgullo y es que se empezaron a sentar conmigo, hablar de las clases teniendo incluso debates abiertos en el autobús, otras veces hablábamos de fútbol, ciencia, cambio climático, política, cualquier tema les venía bien, y me sentía orgullosa de que aquellos jóvenes abrieran sus mentes y empezaran a involucrarse por el mundo que les rodeaba, daba igual el tema, lo importante eran ellos y que debatieran siempre con respeto e intentando entender posturas opuestas aunque no las compartieran.
    
    Había un chico en especial que me tenía asombrada por su madurez y no solo porque era buen estudiante, un chico guapo con el pelo rojizo y rizado, llevaba gafas lo que le ...
«1234»