1. Ella se inició con un desconocido


    Fecha: 22/09/2022, Categorías: Confesiones Autor: femerba, Fuente: CuentoRelatos

    ... cual las otras parejas se fueron sentando en sus mesas a observar. De pronto, ella se dirigió a un muchacho ubicado en una de las mesas, lo tomó de la mano y lo invitó a que le acompañara al centro de la pista.
    
    Estando allí, empezaron a bailar. Ella, vestida únicamente con sus zapatos de tacón alto, sus collares y pulseras, y él, aun vestido. Ella se mostraba muy insinuante, coqueta y, poco a poco, mientras bailaban, empezó a desnudar lentamente a su pareja de baile; primero la corbata, luego su chaqueta, después su camisa, su camiseta, dejándole su torso desnudo. A continuación, de repente y sin previo aviso, ella se puso en posición de cuclillas, siguiendo el ritmo del baile, desabrocho la cremallera de su pantalón, metió su mano dentro y sacó un miembro erecto y bastante grande, que de inmediato empezó a acariciar con su lengua, con gran devoción. El, no se resistió y permitió que ella lo hiciera. Luego, ella se dedicó a mamar aquel miembro mientras el muchacho le miraba, entre admirado y complacido, pues creo que jamás se esperó que eso le fuera a pasar estando a la vista de todos.
    
    En nuestra mesa, Carlos, mientras tanto, nos comentaba que conocía a aquella mujer, de nombre Nelly, quien periódicamente se prestaba para hacer ese tipo de show. También nos indicó que, cuando ella se lo proponía, llevaba a esos muchachos al cuarto de fantasías y allí tenía sexo con ellos. Nos contaba que algunas veces el marido, que estaba en la mesa, al parecer sin prestarle mucha ...
    ... atención, le acompañaba, pero que la mayoría de las veces dejaba que ella fuera sola e hiciera de las suyas. Y, con esa conversación y los detalles de lo que él conocía, y relatos de otros sucesos en aquel sitio, el ambiente se fue calentando y nos fuimos familiarizando con el lugar.
    
    Mientras tanto Nelly hacía que la verga de aquel despidiera chorros de esperma a diestra y siniestra, a la vista de todos nosotros. Fue algo inesperado pero muy excitante, la verdad. Y ella, como si nada, siguió mamando el miembro de aquel afortunado. Al terminar de limpiarle hasta la última gota, amablemente agradeció al muchacho su colaboración, y bailando, como al inicio, desnuda, fue recogiendo su ropa, desparramada por la sala, y volvió a la mesa donde se encontraba su marido.
    
    Entonces, Carlos, más animado y caliente, invitó a mi esposa a bailar. Ella aceptó y ambos se dirigieron a la pista de baile. Pude ver que aquel muchacho no perdía el tiempo, pues rápidamente abrazó a mi esposa, acercó su mejilla
    
    a su rostro para hablarle al oído y empezó a acariciar sus nalgas sin ningún escrúpulo. Me daba cierto morbo ver cómo sus manos amasaban las nalgas de mi mujer sin que ella se resistiera de alguna manera. También pude ver que apretujaba su cintura contra la cadera de mi mujer, por lo que supuse que le estaba dando a conocer el tamaño y dureza de su herramienta. Y en ese coqueteo permanecieron en la pista durante varias tandas de baile…
    
    De pronto, aprovechando que mi esposa se había ...