1. Vi como un canijo se cogió a la mamá de mi amigo


    Fecha: 14/09/2021, Categorías: Sexo con Maduras Tus Relatos Autor: saintturion, Fuente: RelatosEroticos-Club





    Tengo 20 años y vivo con mis padres y mi hermanos. Lo que les voy a contar me ocurrió hace un par de meses atrás.
    Yo vivo en un edificio que está en una zona bien cuidada, la mayoría de familias que viven mi zona son de clase media alta. Hace seis meses habían llegado a mi piso unos nuevos inquilinos, ellos eran una familia con un hijo de 16 que se llamaba Matías y una hermana que iba a la universidad. Me hice amigo de Matías porque en ese entonces vi que solía coleccionar juegos de consola, pero aparte de eso porque también quería ver de cerca a su mamá que era una mujer muy atractiva y bien conservada de unos 40. 
    La mamá de Matías es alta 1,72 m y con muchas curvas, ella se llamaba Beatriz y trabajaba como funcionaria en un banco por el centro de la ciudad, es de piel blanca bien cuidada, tiene pechos medianos un poco grandes, ella suele ir al gym por ello sus piernas son torneadas y sus muslos carnosos, tiene buenas caderas y lo mejor un culo grande bien rico macizo y redondo. Yo no era el único que me excitaba con ella, en la esquina de la calle donde vivo había un grupo de cinco chiquillos que a veces solían pararse para pasar el rato y piropear alguna que otra chica que pasaba por allí. Ellos eran como una pequeña pandilla, vestían siempre ropa informal puesto que andaban en chandales sueltos y sudaderas gastadas, al parecer Matías los conocía sólo un poco de vista y yo a veces me ganaba los comentarios obscenos de esos chiquillos ya que miraban mucho a la mamá de ...
    ... Matías.
    Uno de esos macarrillas era Kevin, un canijo de 14 de cara aniñada, algo bajito 1.65 m, delgado y moreno, cara pálida con nariz aguileña ganchuda y ojos medio saltones, llevaba un arete en la oreja izquierda y su peinado era algo así como el de un emo. Él también iba donde Matías para ir jugar la consola, con los días supe por Matías que Kevin vivía en otro barrio más alejado, un suburbio de casas antiguas y descuidadas y uno que otro edificio abandonado, yo conocía ese lugar que era una zona de gente de bajos recursos, me llamaba la atención de cómo es que se juntaron, Matías se hizo amigo de ese chiquillo menor que él porque Kevin le ofrecía juegos que él no tenía, pero pronto supe la verdadera razón.
    Kevin solía ir donde Matías a jugar play por las tardes. La señora Beatriz solía llegar de su trabajo a las 5pm, cada vez que pasaba por nosotros me excitaba al verla, ella siempre vestía un conjunto formal de saco y falda ajustada con medias nylon negras y unos tacones que con su altura la hacían verse imponente. Lo más rico era verle el culo con esa falda ajustada que hacía resaltar su redondez y sobre todo podía verle las líneas de sus bragas en forma de bikini. Yo siempre notaba que Kevin le miraba el culo a la madre de Matías pero prefería hacerme el de la vista gorda para no tener problemas. 
    A veces cuando estábamos los tres nos poníamos a jugar la consola por turnos, me extrañaba que Kevin siempre se ofrecía dejarme jugar primero con Matías, casi siempre a la ...
«1234»