1. Dos matrimonios especiales


    Fecha: 14/07/2021, Categorías: Intercambios Tus Relatos Autor: Fantasito, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Somos Eleonora (Leo) y Martín, 27 y 29. Yo, sin falsas modestias una diosa de pelo Castaño claro y ojos claros con todo lo que se debe tener. Martín, un apolo de ojos color miel y ambos más que liberales, no nos ofendería que nos digan depravados. Martín tiene una pequeña pero hermosa finca, heredada no lejos de la ciudad. Por la pandemia en enero pasado no fuimos de vacaciones, así que decidimos ir a pasarlas en la finca e invitamos a una hermosa pareja con la habíamos tenido un par de encuentros de intercambio. Hablando con Luciana (Luchi) convinimos que este encuentro sería sin límites sexuales, con la más grande depravación posible. Fran, su marido estuvo de acuerdo.
    Llegó el viernes a las 19,30 y sonó el timbre de entrada puntualmente. Atendí y lo único que tenía puesto eran unas sandalias negras con taquitos de 10 cm,. Luchi tenía una pollera de tela de jin desteñida que le llegaba hasta la mitad de las nalgas, sin nada debajo, Una camisetilla muy fina que mostraba sus pezones y también sandalias. Fran un shorcito apretado que permitía notar su paquete muy importante y zapatillas náuticas. después de unos besos tremendos los guié hasta el dormitorio. Mi Martín estaba panza arriba, totalmente desnudo con la verga bien erecta, producto de una pajita y una mamada que le hice mientras esperábamos a nuestros amigos.
    Fran lanzó una exclamación:
    - Por fin me voy a dar el gusto. -
    Y bajando su short se agachó, Luchi sacó un pomo de crema de su bolso donde traía una ...
    ... colección de juguetes, se puso en el dedo y llenó el culito de Fran de esa crema. Este se montó sobre Martín y se sentó sobre su verga, acomodándalo con su mano derecha. Así, en medio de un suave pero largo quejido se la tragó entera. Se quedó quieto un rato después comenzó deliciosos movimientos. Yo al ver la pija de Fran muy parada me arrodillé a mamarla con muchas ganas, Luchi besaba a Martín, besaba y lamía su pecho, sus tetillas, metía sus tetas en la boca de mi marido. Martín se puso cada vez más caliente y en un momento explotó en una acabada que llenó el culo de Fran de su exquisita leche. Ante esa acabada, Fran  también acabó llenando mi boca de gran cantidad de espesa, caliente y sabrosa leche. Tragué, me quedó un resto en la boca que saboree y besé a Luchi para transmitirle ese sabor, aunque ella ya lo conoce hace tiempo.
    Los varones quedaron tirados en los bordes de la cama y nosotras que damos al centro. Luchi sacó un pene doble, bien grueso y nos lo enterramos hasta el tope en nuestras conchas. Comenzamos a hacer una tijera mientras nos besábamos y nos mamábamos las tetas mutuamente. Puedo hablar de mí: mis orgasmos eran casi continuos, era como un eterno orgasmo que sacudía mi cuerpo y mi mente. Confesé mi amor a Luchi y ella, sacando el anillo del dedo de su marido me lo puso en mi dedo anular.
    - Ahora eres mía. - me dijo
    - Serás mi mujer toda la vida. -
    Me sentí que había llegado al Cielo. Amaba a Luchi. Ella se sacó el semipene de su concha y poniéndose el arnés ...
«12»