1. Me pilló mi tío


    Fecha: 13/01/2021, Categorías: Zoofilia Tus Relatos Autor: Kikeka, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Había estado cuidando su casa mientras vacacionaban y estado a solas con su perro descubrí la zoofília, comenzando ese par de semanas que ellos estuvieron fuera por dejarme lamer la vagina, intentar un torpe par de misioneros en el sillón de la sala de estar y finalmente poniéndome en cuatro para dejarlo que me montara. Proceso en el cual nos demoramos casi las dos semanas que estuvimos a solas en casa con ese perro, logrando buenas penetraciones y anudadas solo los dos últimos días antes que volviera mi tío, pues mi tía con mis primos se quedarían una semana más en la casa de unos familiares en el sur ya que él tenía que volver a su trabajo.
    
    Llegó mi tío el domingo en que había indicado y muy cercano a la hora que pretendía, lo esperé con la casa muy limpia, las plantas regadas y el perro alimentado (que aparte de su alimento me había comido a mí también). Tomamos el té con unas galletas y sandwiches mientras me comentaba como lo habían pasado en el campo, invitándome incluso a que lo acompañara el fin de semana siguiente a buscar a su familia, a lo cual respondí que no me gustaba mucho el campo pues mi idea era aprovechar ese par de días de hacerlo otras veces con su perro y para cuyo objetivo tenía guardadas en mi bolsillo la copia de las llaves que me habían pasado haciéndome la desentendida mientras no me las pidiera y poder llevármelas para tener libre acceso a su casa cuando él no estuviera.
    
    Pero no alcancé a aguantar un par de días y ya el martes mi vagina ...
    ... latía por las ganas de hacerlo nuevamente con ese perro, yendo para allá cerca del medio día y como las vecinas antes me habían visto entrar en la casa no les llamaría la atención aquello ni le comentarían a mis tíos. Estuve cerca de una hora ahí y luego de desahogar nuestras ganas me fui rumbo a mi casa que está a unas 10 cuadras de distancia de la de ellos, no dudando en repetir los encuentros sexuales en los días sucesivos, pues lo sentía muy rico y se convirtió en un verdadero vicio para mí ya ideando en conseguir un perro propio para mi casa, siendo lo ideal adoptar uno ya adulto para no tener que esperar a que creciera para que me pudiera hacer su perrita. Tema que les plateé a mis padres y se mostraron contrarios a adoptar un animal ya criado con mañas que no le conociéramos, cosa que me puso algo triste y quise sacarle el mayor provecho a la mascota de mis tíos en lo poco que me quedaba para disfrutarlo.
    
    El viernes tuve cosas que hacer por la mañana y fui para allá pasado las 14:00hrs e inicié mi habitual rutina de sexo zoofílico con aquel perro, y estaba recién anudada cuando escucho el ruido de la alarma del automóvil de mi tío y enseguida el de sus llaves abriendo la puerta de la reja de la calle, por lo que de un tirón me salí del pene de su perro y lo eché al patio trasero, poniéndome a lavar unas tazas y platos que había en el lavadero de la cocina, pensando rápido en lo que le diría antes que abriera la puerta principal de la casa misma ""¿Y tú que haces aquí?"" ...
«1234...»