1. mi hija me examinó profundamente


    Fecha: 13/01/2021, Categorías: Lesbianas Tus Relatos Autor: rosa gregoria, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Me costó mucho hacer público el presente relato, por mis preceptos morales que me mantuvieron atada por muchos años de mi juvenil vida. Crecí en un hogar religioso, al lado de mis padres, soy hija única. Al escribir esta verdadera historia cuento con 25 años.
    Soy Eva Lissefs Mariño Lujan, como ya dije hija única de Nola Lujan y Ramón Mariño, dos padres ejemplares que me criaron como a todo hijo único; cumpliendo cada uno de mis caprichos y en una atmosfera apegada a los dogmas religiosos, hasta en la manera de vestir (siempre con faldas largas y blusas sin escotes, además sin alhajas y maquillajes, ropa interior muy ortodoxa…y pare ud de contar), soy médico de profesión y siempre he sido el centro de atención de mis padres; más aún de mi madre con quien comparto mucho más tiempo, ya que mi padre siempre ha estado trabajando y  llega a casa por las noches, así que para mi mami he sido además, su centro de atracción (lo descubrí  en 2020)
    Conviene señalar que mi madre es una mujer cincuentona de piel mulata, estatura normal (ni alta ni baja), delgada, vientre plano, cintura estrecha y un rostro de facciones  rasgadas, nariz perfilada boca pequeña, ojos marrones, un cuello definido y delgado, cabello castaño oscuro ondulado. Mi madre es un poco tímida, muy moralista, pero a pesar de que es una cincuentona, luce como toda una juvenil mujer, voluptuosa escondida entre sus anchas y largas ropas.
    Yo tengo 27 años, soy delgada, de piel morena clara, velludita, de pronunciadas ...
    ... curvas, muy buena estatura, un rostro angelical, cintura estrecha, senos algo grandes, cabello liso, azabache y muy largo que cae como cascada sobre mi paradito trasero.. Los hombres dicen que soy muy linda cuando me pretenden.. Me defino como una chica respetuosa, algo tímida, poco sociable, apegada a los preceptos, me gustan los hombres (bueno hasta que descubrí mis verdaderas inclinaciones sexuales)…me ruborizo al hablar de estas cosas… he tenido un solo novio de compromiso con el cual solo me he besado en muy pocas oportunidades. Claro, como toda mujer joven siento deseos y he tenido sueños pecaminosos, que trato de no repetir.
    Les cuento que casi siempre ando con mi madre, en ocasiones los hombres nos han hecho ruborizar al decirnos que estamos muy lindas, que si somos hermanas…hubo uno que nos dijo que las dos juntas despertábamos deseos pecaminosos y que daría todo por llevarnos juntas a la cama…que locura…que inmoralidad (por lo menos así pensábamos hasta que ocurrió lo inevitable)
    Bueno ya para entrar en materia (que vergüenza), cuando sucedió este hecho, ni por allá pensaba en que era capaz de estar con otra mujer y menos con mi madre, pero pasó y ahora no me arrepiento y mi madre tampoco. Un día Nola me dijo que tenía una molestia y quería que la examinara. Lo primero que le pregunté fue Dónde se sentía la molestia, ella guardo silencio por un largo rato y al fin me dijo en voz baja y entrecortada que sentía una molestia en el interior de su vagina. Estábamos las dos ...
«1234...»