1. Mi primer trío, jamás esperado


    Fecha: 04/07/2017, Categorías: Intercambios Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    A veces no termino de entender cómo es que permití todo esto, como es que me convertí en una adicta al sexo. Cuando tenía 23 años me dedicaba a estar de fiesta con mis amigos, aprovechando que mis padres me daban todo, más porque como ellos vivían en otra ciudad, no se daban cuenta de mis parrandas. Pero una de las memorable y loca fiesta a la que asistí, fue cuando Mayke nos invitó aquel lugar que más adelante se convertiría en mis preferidos. En un principio tuve mis reservas, ya que me tocó ver cosas a las que no estaba acostumbrada, chicas besándose, otras bailándole muy sensual a algún grupo de chicos o a la inversa, pero sobre todo ver cuartos con diferentes rótulos en las puertas: sadomasoquismo, doms, tríos, orgías, bdsm, hasta un cuarto con el rótulo de "sexo vainilla" Me sentí muy incomoda, puesto que nunca nuestras fiestas habían girado alrededor de sexo, los más hot que llegamos hacer fue jugar pocker de a prenda; obviamente Mayke y su novio Janh habían frecuentado ese lugar anteriormente, moviéndose muy tranquilos, mientras que Susy y yo solo observábamos con asombro. Estuvimos gran parte de la noche bailando y bebiendo, sin que nadie se metiera con nosotros, dejándonos reír como locos por nuestras tontas bromas. Ya entrada la madrugada, un tipo con excelente cuerpo, saco a bailar a Susy; recuerdo que pensé que era una suertuda por tener con quien bailar, para más tarde desaparecer juntos. Mientras que yo baila con mis amigos hasta que apareció una rubia con ...
    ... un vestido diminuto que se la pasó tocando la entrepierna de Janh que crecía a cada roce, provocando que Mayke riera por las copas que llevábamos. Justo cuando pensaba regresar a la mesa reservada, sentí unas manos posarse en mis caderas, dejándome sentir el rose de un cuerpo sobre mi espalda y trasero. -hola bonita- susurro sobre mi oído, yo solo pude reí por las cosquillas que eso me provocó, dándole pie a tocarme con más familiaridad, a pesar que la voz fue de una chica -llevo rato viéndote y quiero que nos divertamos - su voz era autoritaria, logrando que mi cuerpo hormigueara. -¿qué?- dije entre avergonzada y divertida por la situación, sin saber muy bien cómo reaccionar debido a mi estado etílico. -veo que tus amigos están ocupados, así que quiero que tú también la pases bien, créeme no te vas arrepentir- la chica pasaba sus manos sobre mi abdomen, haciendo más firme su agarre, para que sin darme cuenta me hiciera caminar poco a poco hacia una de las puertas; fui consciente de ello ya que estábamos enfrente de una que decía "tríos" -pero no te conozco- me voltee para de una vez conocer quién me estaba tocando. Era una chica de mi estatura, con facciones finas y unos 3 o 4 años más grande que yo, de hecho era muy guapa y por lo que había visto tenía buen cuerpo. -pues nos podemos conocer muy bien- no tuvo recato en pasar suavemente la punta de sus dedos sobre mi hombro y su otra mano pasándola de mi cadera a mi trasero, cualquiera que nos viera hubiera crecido que nos ...
«1234»