1. Como inicié como suggar baby 2


    Fecha: 22/11/2020, Categorías: Jóvenes Tus Relatos Autor: Anapao, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Me subí al coche y me dirigí a mi casa y no pude evitar irme tocando mientras manejaba, mi short dejaba ver el manchón de lubricación, realmente estaba excitada y empapada como nunca antes y el no había ni intentado tocarme, me sentía totalmente puta, me quite la sudadera y trataba de seducir a todo el que se me cruzará, dejando ver mis senos entre mi muy delgada blusa, incluso en un semáforo,  deje que limpiarán el parabrisas para que al hacerlo, el naquito pudiera verme y yo deleitarme con sus miradas lascivas, no resultó tan naco, como creí, me miraba de reojo a pesar de que yo ya masajeaba mis tetas y mi clítoris viéndolo fijamente, incluso pensé en ponerme un billete de 20 entre las tetas, bajar la ventanilla, y decirle que lo tome. Si lo hice. Lo tomó con más miedo que morbo, lo cual me causo un ataque de risa, y un deseo de lascivia y lujuria insatisfecho, guiada por no sé que cosas, decidí quitarme también los shorts (como si me taparán gran cosa) y dirigirme a cargar gasolina (que no necesitaba), así envuelta apenas por mi pequeña tanguita, pude sentir todo el cuero de mis asientos, decidí poner el aire super frio para que mis pezones se delatarán en su totalidad, en fin, llegué y aunque casi traía el tanque lleno lo pedí lleno para que se asomarán a decirme de los niveles. El despachador sólo echo una mirada curiosa, se concentro en mis piernas y al sentir el aire me dijo que si tenía mucho calor. Le contesté: si señor, no sabe, me estoy derritiendo; se asomó y ...
    ... me dijo bueno, pues ya sabe que aquí estamos para servirle, le revisamos los niveles, agua, aceite todo bien. Note como su erección se reflejaba en su traje tipo la casa de papel pero en color feo, le dije: no sé, mira prende un foquito raro en el tablero y cuando se asomó y recargo una mano en la puerta, se la jale y la puse en mi pierna, lo hice que la sobara, que sintiera mis carnes blancas, magras, deliciosas, fui subiendo su mano, para que entrará en mi blusa y tocará mis pesoncitos rositas, paraditos, en eso, sonó la bomba, se había llenado el tanque, y me pregunto que si hasta ahí, yo le dije, usted dígame, y recline todo el asiento para hacerme la tonta "buscando" mi bolsa en el asiento de atrás, me puse boca abajo levantando mi culo respingón, sentí como mi tanga estaba de lado mostrando toda mi rajita, me toco el culo de una manera que me hizo sentir nauseas y totalmente emputecida, sus manos rasposas, sucias, y sólo me dijo, así está bien señorita, ya tengo fila, vaya... me ahorre...2 litros de gasolina. Me levante la blusa, le sonreí y le dije gracias. 
    
    No sabía que pasaba conmigo, me causaba gracia y excitación al mismo tiempo, serena Anapao, serena, me fui "vistiendo" en el camino al depa, guarde mi coche y subí. En ese momento entendí que quizá, sería un buen gesto de agradecimiento, mostrarle a Ernesto la ropa que me compró, le haría una pasarela virtual, le mandaría una foto de una cosa, y luego le diría que si le puedo hacer videollamada para "que me ...
«12»