1. CLAUDIA MI AMIGA DE PUBERTAD Continuación


    Fecha: 29/07/2020, Categorías: Lesbianas Tus Relatos Autor: marystegui, Fuente: RelatosEroticos-Club

    ... consultorio, con gente esperando el turno afuera o que tal vez alguien pudiera entrar sin avisar, provocada por su excitación, toda nerviosa se abrió la bata, apenas un par de botones, lo suficiente para poder abrir su blusa hasta debajo de los pechos, quedó expuesto un hermoso sostén blanco, del cual se animó a sacar uno de ellos, el izquierdo, por encima de la copa para así ofrecérmelo.
    
    No dude en tomarlo con mi boca como cuando éramos adolescentes, sentí entrar su pezón hacia adentro y era como antes; cuando apenas empezaba a tomar su fresco pecho con mi boca, sin saber exactamente como chuparlo, pero me cabía completo dentro de la boca, en cambio ahora, su pecho ya estaba maduro, era grueso, más firme que antes, apenas y podía tomar su pezón y llegar un poco más allá de su aureola con mis labios, pero sabía igual de rico que antes. El sabor de su piel, su textura suave, no habían cambiado nada.
    
    Tomé ese pecho con mi boca, una y otra vez, lo chupé incansablemente, ella me lo ofrecía como si yo fuera una niña de pecho y ella la nodriza que me ...
    ... daba su leche. Era inaudito, volver a encontrarme con su pecho, con ella que en su momento me llenó de un placer incalculable y ahora volvía a hacerlo. Ni ella ni yo queríamos terminar, pero ella lo sacó de mi boca “ya debemos parar” dijo, pero yo quería más, le toque el pecho, dejé que entre mis dedos se perdiera su pezón, sabía que eso le agradaba, así que me dejo chuparle un poco más y un poco más, simplemente no podíamos dejar de hacerlo, estábamos muy excitadas. Hasta que cesamos, quedé languidecida en su asiento de revisión, mientras la veía meter su pecho en la copa del sostén, cerrarse la blusa y acomodarse la bata.
    
    Si les ha gustado la historia completa háganmelo saber escribiéndome directo a mi correo marystegui@gmail.com pronto volveré para contarles del calzón rojo de Claudia y verán lo excitante que fue aquello. Recuerden que estoy buscando mujeres que quieran participar en un libro de historias prohibidas contadas exclusivamente por mujeres, las interesadas también pueden escribirme al correo. Solo responderé correos de mujeres, gracias. 
«1234»