1. La mamá de mi amiga Marílu 2


    Fecha: 05/06/2020, Categorías: Sexo con Maduras Tus Relatos Autor: Bruno, Fuente: RelatosEroticos-Club

    La señora María Luz Baffigo ese era su verdadero nombre pero todos le decían Marílu y en ese entonces tenía 52 años pero aún se mantenía en muy buena forma su mejor atributo era su enorme y apetitoso culazo , de 1.65 de estatura de cabellos negro y con rulos que les llegaban hasta él hombro. 
    
    Por su hija Marílu sabía que no tenía esposo y que se había quedado viuda  con dos hijos varones y luego conoció al quién sería el padre de su única hija mujer que también se iría de su vida , pero ella tenía varios admiradores y quién no con ese culazo que tenía.
    
    Esa mujer madura era quién ahora me estaba masturbando en su casa por agradecimiento por haberla ayudado con el taxista aprovechando que no estaba su hija, la vergüenza que tuve en el inicio se me fue y mi mano la puse en su cabeza y le acariciaba los cabellos y me arriesgue a pedirle algo más.
    
    -! Ohhh... señora Marílu gracias por lo que esta haciendo pero el golpe que recibí no vale solo eso.. Por favor antes que regrese su hija chupelo un poco nada más.. ¡
    
    Ella levantó la mirada y sonrió  sabía por su experiencia de mujer madura que a mis 16 ...
    ... años le rogaba para que recibiera mi primera felacion y acepto pero solo con la condición que sería por un momento porque en cualquier momento podría regresar su hija.
    
    Y vi como su boca se fue tragando mi verga hasta tenerla completa en su garganta y comenzó a subir y bajar su cabeza mi manos las tenía en sus cabellos haciendo que ella se lo meta cada vez en su boca. 
     
    -! Ohhh... sii.. qué ricoo.. mm.. señora Mariluuu.. ohhh.. no se detenga. mm.. sigaa. así mejor gustaa..¡
    
    Ya no era necesario decirle nada a ella porque la señora Marílu estaba bien excitada también ya había calentado cuerpo y disfrutaba chuparle la verga al amigo de su hija, así que ahora yo con fuerza hice que se lo trague todo y tuvo unas arcadas pero siguió no se detuvo, no soltaba el pedazo de carne dura  en su boca y chupaba y lambia como una perra.
    
    Cuando sentí que estaba por acabar no dije nada quería que se tragara mi semen, la sujete fuerte de los cabellos y sentí el placer mas profundo que estaba experimentado por primera vez y disparé en su garganta todo mi lefa caliente.
    
    -! Puta.. que ricoooo... ¡
    
    Continuará.... 
«1»