1. el divorció


    Fecha: 26/03/2020, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: alexander107, Fuente: RelatosEroticos-Club

    El divorcio y la entrada al paraíso
    Cuando mis padres se separaron fue maravilloso!
    Hoy ya casado y a los 40 años no pasa un día que no recuerde esos maravillosos momentos.
    Déjenme contarles que esto sucedió cuando yo tenía 16 años. somos una familia de cuatro, mis padres,  el un hombre de 52 años en ese momento, mi madre de 41, y mi hna quien ya no vivía en casa, a los 19 años, ella se embarazó y se fue a vivir con sus suegros.
    Con su partida solo quedamos nosotros tres, y si bien en mi familia éran bastante conservadores, pero con mi madre teníamos una complicidad, un compañerismo que se había forjado , ya que la veía sufrir mucho a causa de mi padre, y yo intentaba ser su Pilar de apoyo para que no estuviera triste, con ese compañerismo era común que ella entre a mi habitación y si yo estaba solo con calzoncillos y en remera, no nos incomodábamos  ni ella ni yo, o que ella saliera de la ducha a su cuarto envuelta en la toalla, pero eso solo lo hacíamos cuando estábamos solo nosotros entre bromas y chistes, sin ninguna connotación sexual, pero cuando mi padre estaba en casa el clima era hostil y nunca se prestaba que se actuara de esa manera, así que frente a él era un perfecto trato de madre e hijo, de respeto mutuo, decoro y respeto. Ya desde hacía un tiempo los juegos de manos cuando estábamos solos se habían hecho más frecuentes, y la había podido espiar dos veces mientras se cambiaba, en una ocasión ella entró a mi cuarto y yo en un momento de excitación no ...
    ... oculte mi erección y fue evidente para ella, ya que solo me cubría un bóxer en esa ocasión, ella nunca lo mencionó a mi padre, y no me regañó por ello, así que vi que no le desagradan,  ni se molestaba.
    un viernes terminó con discusiones,  y llantos por parte de mi madre, mi padre al día siguiente habló con migo diciéndome que se iría por un tiempo a la casa de mi abuela quien era viuda y estaba sola, que se tomarían un tiempo con mi madre. yo solo podía aceptar su decisión y afrontar aquello que trajera esta nueva etapa.
    Yo ya en el auge de mi adolescencia, había comenzado a ver a mi madre más como una mujer que como una figura maternal, y la situación parecía estar a mi favor. Mi padre se marchó el sábado por la tarde.
    El sábado en la noche, mientras preparaba la cena mi madre, fue lógico comenzar a hablar de lo ocurrido, y en vez de estar afligidos, sentíamos un alivio y una tranquilidad ya que no habría gritos ni discusiones. Ese fue un buen inicio de esta etapa.
    Pasaron los días y yo sentí que era nuevo el hombre de la casa, que debía protegerla, y junto a ellos me ganaría otros derechos y favores, las primeras semanas pasaron tranquilamente y ya era otro el clima que había en la casa, mi madre estaba no feliz, pero si más tranquila y a gusto.
    Una mañana me desperté y tenía una erección tremenda, que me la había producido un sueño muy caliente que había tenido con mi madre, me masturbe pensando en ella, pero a esa edad la calentura parecía continua, y ya que mi padre no ...
«123»