1. Después de la verga de Atila siguen mis 3 amores


    Fecha: 14/01/2020, Categorías: Tus Relatos Autor: Dulcelibre, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Hola dulzooritas, perdón por la espera a los que estaban esperando la segunda parte pero he tenido demaciado trabajo y la escuela me tiene loca, pero teniendo un tiempo aquí vamos.
    
    Yo tenía mis piernas abiertas y me estaba recuperando de la exitacion de la enorme verga de Atila, aún saboreando su cemen,  cuando Toribio llegó y comenzó a lamerle poco a poco mi lívido empezó otra ves a crecer y mi corazón seguía latiendo a mil, lo deje para ver qué hacía, lamiendo primero mi pierna poco a poco se acercó a mí vagina y llegando ahí empezó a lamer con más fuerza y en eso un choque eléctrico llegó a mi cabeza, un delicioso orgasmo surgió poniendo otra ves a mil, dónde estabas hace unos minutos peludito, le dije mientras disfrutaba de su lengua primero solo era mi rajita la que saboreaba con su larga y profunda lengua de pastor alemán pero después ya fue su completo mi culo y mi concha la que estaba saboreando yo me retorcía de placer sgarrandome las tetas y apretando los pezones, Toribio en eso me quiso montar en la poción en la que me encontraba pero lo detuve por qué no era cómodo para mí  y me puse en cuatro patas poniendo mi pantalón a la altura de mis rodillas para que no me lastimada todo lo que avía en el piso de aquel establo el se emociono y como loco se puso atrás de mi y siguio lamiendo ahora en la esa posición era más fácil lamerle mi delicioso metiendo primero su fría nariz entre mis nalga y después si lengua calientita, dios era el paraíso y ahora sí yo ya ...
    ... chorreando venía lo bueno Toribio se posicionó detrás de mi y comenzó el intento de penetrarme yo solo me coloque en una posición adecuada para recibir lo que viniera, sentía como empezaron los paquetitos en mi conchita primero lento fallando y luego  rápidos justo en el momento en que encontró camino entre mis labios. Ya con mi vagina bien dilatada por toda la éxitacion primero del cemen de Atila, luego del la saliva de Toribio y sumándole mis jugos yo solo escuchaban un sonido viscoso pero muy exitante de la verga de Toribio entrando y saliendo de mi sexo a toda velocidad, estaba que me moría placer  en eso llegaron los otros dos peluditos, yo supongo que los llamo el sonido de una hembra siendo penetrada, y empezaron a a lamer mi cara y mis tetas que Atila lleno de su caliente leche, más mi sudor Camilo y pancho se daban un festín de sabores y yo tenía mi festín de sensaciones con mis pezones erectos mi conchita llena ¿que más podía pedir?, Toribio seguia su trabajo y yo sentía como su verga crecía dentro de mi, y sentís como su bola estaba más tiempo dentro asta que quedamos abotonados y Toribio se dejó de mover en eso Camilo se acercó por debajo y comenzó a lamer lo que escurría de mi conchita, el rico cemen de Toribio, provocándome un órganos delicioso ya que pasaba su lengua muy serca de mi clítoris  y provocando que me viniera a chorros pero de la sensación por los espasmo supongo Toribio se puso inquietos y se bajó sacando su bola y riata de mi conchita toda abierta, no me ...
«123»