1. De regreso a casa


    Fecha: 02/05/2021, Categorías: Infidelidad Autor: Ivania, Fuente: CuentoRelatos

    Hola amigos empezare por decir que soy una señora como cualquier otra, con problemas familiares, económicos, emocionales, etc. No soy la modelo 90,60,90 ni mi rostro es el de una actriz de cine, pues en todos los relatos las mujeres son unas modelos y los hombres tienen penes descomunales, pues bien soy una mujer que vive en un pequeño país de Centro América, en El Salvador y mi historia empieza así.
    
    Era viernes por la noche a eso de las 8 de la noche, regresaba a mi casa después de un largo día de trabajo, pues trabajo de recepcionista en un bufete de abogados, todo el día había estado sentada en mi pequeña cilla y al regresar y tomar el autobús decidí no sentarme, poco a poco el bus comenzó a llenarse y entre los leves empujones y roces venía muy apretada y de pie. Con mi mano izquierda me sujetaba a la barra y con mi mano derecha sostenía mi cartera y unas bolsas con compras para la casa. Esa noche traía zapatos de tacón pero no muy altos, un pantalón de vestir una blusa y un chaleco que escondía mis pechos.
    
    Ese día en particular como experimento decidí usar un hilo ya que nunca los había usado siempre uso cacheteros, bóxer o tanguitas. La verdad no me gustan los hilos pues soy una señora de 40 años y eso solo me tapa a duras penas mis labios genitales inferiores ya que esa parte de mi cuerpo es muy abultada y mis labios se me marca cuando uso pantalones de vestir o cuando uso Lycras o Leggins.
    
    En el transcurso del viaje venia un tipo a tras de mi sujetándose ...
    ... firmemente a la barra que está en la parte superior del autobús y con ello me presionaba a mi contra los asientos del bus. Con los movimientos empecé a sentir que el tipo se pegaba más y más a mis pompas que cabe resaltar que no son tan pequeñas pues mi culito es algo de lo que me siento orgullosa, empecé a sentir todo el bulto que significaba su miembro erecto, y lo iba fregando contra mi trasero, al inicio me desagrado en gran medida lo único que pensaba es “que tipo más aprovechado es un pervertido” pero al mismo tiempo no dejaba de sentirla y empecé a disfrutarla pues no soy de piedra, su paquete se sentía grande y se deslizaba por todo mi culito se sentía bien y sin saber y sin querer me empecé a mojar, tanto que sentía un charco en mi conchita, como recordaran esa noche usaba un hilo y en verdad lo único que separaba mi vagina de ese pene era la delgada tela con la que estaba hecho mi pantalón y la tela del jeans del tipo.
    
    Cuando ya me acercaba al lugar donde me iba a bajar volví a ver hacia atrás y vi el rostro del tipo que me iba dando tan ricos roces, era un chico de bien unos 25 años, piel trigueña de lindos labios y ojos grandes, parecía un profesional pues estaba bien vestido. Justamente en mi parada cuando empecé a intentar salir me moví y disimuladamente moví mi culito y deslicé mi mano por el paquete del chico y con mucho disimulo extendí mi mano para palpar ese duro miembro y en la misma le di un suave pero firme apretón a ese rico pene que me había hecho salir ...
«1234»