1. Con mi vecina jamona


    Fecha: 11/01/2021, Categorías: Sexo con Maduras Autor: Anónimo, Fuente: RelatosEróticos

    CON MI VECINA MADURA
    
    Hola amigos, me llamo Tino, y voy a contaros una cosa que me ocurrió hace mucho, cuando yo era todavía un jovenzuelo de 18 años sin apenas experiencia en temas de sexo. Los hechos en si fueron reales, aunque el relato de los mismos esta claro que no es exacto pues, en honor a la verdad, me es imposible acordarme con toda precisión.
    
    Yo llevaba como un par de años totalmente prendado de una vecina mía que vivía en el piso de arriba. Una macizota de cincuenta y pocos años que estaba para comérsela.
    
    La señora en cuestión se llamaba Charo, estaba casada y tenia un hijo mayor que ya no vivía con el matrimonio.
    
    Era más bien tirando a alta, rubia teñida y muy guapa de cara, pero lo que a mi me volvía loco era su fabuloso par de tetonas y su enorme y precioso culo que todavía conservaba bastante empinado a pesar de la edad que tenia. Cada vez que la veía por la calle o las escaleras del piso me empalmaba como un borrico y tenia que salir disparado para mi casa para aliviarme. La cantidad de pajas que me habré yo hecho pensando en ella son incontables. Cada día me gustaba más, y hacía todo lo posible por encontrármela.
    
    Cuando me cruzaba con ella me quedaba mirándola cada vez más y más tiempo y en algunas ocasiones que ella me pillo, a mi me pareció que no solo no le importaba, sino que incluso me sonrió, aunque en el fondo, yo creía que eran figuraciones mías y que a Charo le importaba yo más bien poco.
    
    En estas estaba yo por aquella época cuando ...
    ... una tarde volvía temprano a mi casa, y mira por donde me encuentro a mi vecina subiendo las escalera delante mía.
    
    La señora recuerdo que llevaba un traje de chaqueta con una falda ajustada por encima de la rodilla y unos tacones negros.
    
    Ni que decir tiene que me hice el remolón subiendo las escaleras para desde atrás ver parte de los rollizos muslos de la maciza.
    
    El espectáculo era de lo más excitante y yo creo que ella se dio cuenta claramente de lo que estaba pasado pues creo que empezó a subir las escaleras de forma mas lenta e incluso a mi me parecía que movía suavemente de derecha a izquierda su maravilloso trasero como para intentar provocarme. Yo creia que aquello era la cosa mas hermosa del mundo, aquel enorme culo bamboleándose de manera tan excitante y aquel par de rollizos muslos subiendo las escaleras delante de mis narices.
    
    De pronto Charo dio un pequeño grito que me sacó del embobamiento en el que me encontraba.
    
    Casi sin creerme lo que estaba pasando, me acerque a ella y la rodee con mis brazo dejando que ella a su vez me rodeara a mi con el suyo. Aquello parecía un sueño, pero era verdad, me estaba ocurriendo a mi, ¡¡¡ Tenia a mi vecina agarrada por la cintura y la acompañaba hasta su casa !!!
    
    Al subir las escaleras a mi me pareció que la muy zorrona no cojeaba demasiado, por lo que empecé a intrigarme un poco.
    
    Cuando llegamos a su descansillo me dijo sonriéndome de la forma más provocativa que he visto en mi vida, que pasara a su casa, que ...
«1234»