1. Candy ¡también es bonita!


    Fecha: 07/09/2020, Categorías: Hetero Autor: capicapicapicapi, Fuente: SexoSinTabues

    Estaba en Ciudad Juárez atendiendo unos asuntos de trabajo, algo aburrido en el hotel decidí salir a buscar algo para cenar. Como no conocía bien el área decidí subirme a la camioneta y conducir sin rumbo hasta encontrar algún puesto de tacos por la calle, después de unos kilómetros llegué a una taquería, todo olía rico, el lugar agradable y muy limpio, poca gente, con tanta hambre que me cargaba ordené varios tacos y un refresco, iba como a la mitad de la cena cuando una voz fuerte de una niña me interrumpió la tranquilidad que tenía —Muy buenas noches señor, disculpe que lo interrumpa. Voy a contarle unos chistes cortos pero muy chistosos, no le quitaré mucho tiempo. Sólo le pido que me escuche mientras sigue disfrutando de sus deliciosos tacos, sí esos que se ven tan sabrosos y al final si mis chistes le han sacado una sonrisa tal vez pudiera apoyarme con una moneda ya que yo no tengo padres pero si una linda panzita que me pide que coma. — Con la rapidez que hablaba y con esa voz gruesa que se cargaba era imposible no prestarle atención, voltee a mirarle la cara y luego le di un pequeño scan de pies a cabeza. Ella no dejaba de poner una sonrisa y mientras me contaba sus chistes yo seguía cenando. Cuando terminó la invité a sentarse, ella estaba un poco sorprendida porque inmediatamente se calló estiró la mano para recibir unas monedas las cuales yo no tenía intención de darle —Siéntate niña ¿Cómo te llamas? — —Pa’ qué quiere que me siente Señor— me dijo la niña —Pues tus ...
    ... papás no te esperan en casa y tu linda panzita tiene hambre ¿no?— En eso nos interrumpió una mesera que se disponía a pedirle a la niña, de la manera menos atenta, que se retirara del lugar (bueno eso creí porque tenía muy mala cara) —¿Lo están molestando Señor?— me preguntó la mesera —No…para nada. Ésta niña se va a sentar a acompañarme a cenar ¿verdad que sí?— —Si lo está incomodando no se preocupe…— me interrumpió la mesera, que por cierto era muy guapa y joven —Pos’ sí me voy a sentar a cenar porque mi panzita tiene hambre, quiero 10 taquitos pero con doble tortilla y mucha carnita ehhh porque luego casi no le ponen carne— dijo la niña Yo riendo un poco le dije a la mesera —Ella ya sabe tomar elecciones, y sabe lo que quiere. Tráigale por favor esos taquitos con doble tortilla y lo que pida yo lo voy a pagar— —Oye mamacita y también tráeme una coca cola de esas grandotas, pero apúrale que tengo mucha hambre— le dijo esa niña que yo ya sentía que la conocía desde hace mucho tiempo Ella no araba de hablar, yo la escuchaba como si todos los días cenáramos juntos. —¡¿Qué?! ¿Usted no habla o qué?— —¿Cómo te llamas?— le pregunté —Me llamo Candelaria pero prefiero que me digan Candy, porque soy bonita— —Entonces te diré Candy…— —Pero sí va a pagar mis tacos y mi coquita ¿verdad?— —Sí, todos los tacos que quieras— Ahí estábamos sentados los dos en una grande mesa cerca de las 23:00 horas, la poca gente que quedaba no dejaba de mirarnos al igual que la mesera. Candy era una niña ...
«1234»