1. Loli, Lolita, Lola


    Fecha: 03/10/2017, Categorías: Primera Vez Autor: xavimysk, Fuente: CuentoRelatos

    -Ufff me duele mucho la barriga- Dices medio llorosa y poniendo tu mejor carita de pena para implorar compasión mientras me abrazas apoyando la cabeza en mí pecho.
    
    -Ya no tienes 12 años Loli, deberías estar acostumbrada y sobrellavarlo. Cada mes te pasa lo mismo, si fuese por ti te quedarías en cama 3 o cuatro días cada vez que te baja la regla.
    
    -Si claro, como se nota que a ti no te duele.
    
    -Llevas ya cuatro días igual, ¿te has tomado un ibuprofeno?
    
    -Siiiii pero no se me pasa, es un rollo cada mes lo mismo, me dueleeee.
    
    -Bueno hija y ¿qué quieres que le haga? Cuando uno se hace mayor toca aguantarse muchas cosas.
    
    -Joder pero no es justo. Hazme un masaje porfa, así el dolor se calma un poco. Dices mientras me empujas contra el sillón y me haces caer.
    
    -¿No eres un poco mayorcita ya para el cura sana culito de rana Lola?- Digo mientras te sientas sobre mí cruzando los pies por encima del brazo del sillón y recuestas tu cabeza en mi hombro. -Le queda a usted menos de un mes para comenzar en la Uni señorita.
    
    -Andaaaa no te hagas el remolón, cuando era pequeña me hacías masajes en la barriga si me dolía, ¿ya no soy tu niñita? me dices mirándome y fingiendo hacer pucheritos con tu carita.
    
    -Siempre serás mi niñita, pero no sé si yo sigo siendo tu papi la verdad, a veces me tratas como a un colega cualquiera.
    
    -No seas tonto, sabes que sí- Dices mientras besas mi mejilla. A la vez que comienzo a amasar barriga intentando aliviarte un poco.
    
    -No me ...
    ... gustan estas camisetas tan cortas que te dejan el ombligo al aire pero reconozco que va bien para darte el masaje- mientras con mi mano acaricio tu vientre ejerciendo una leve presión con mis dedos y dejando tu ombligo en el hueco ente los dedos y el pulgar.
    
    -Que tonto, se llama top. ¿Cómo quieres que se me vea el piercing del ombligo si no? Con el trabajo que me costó conseguirlo.- Ese maldito piercing y el de la nariz nos costó muchas discusiones y berrinches hasta que lo conseguiste y sin embargo ahora debo reconocer que me encanta, aunque nunca lo reconoceré. -¿Te gusta?
    
    -Para nada, ya sabes mi opinión- Miento mientras tus manos desabrochan el botón de tus tejanos y bajan la minicremallera.
    
    -Me aprietan, así es mejor. Un poco más abajo, ¿acaso no sabes dónde están los ovarios?- y te mueves acomodándote un poco más.
    
    Tengo unas vistas preciosas, el top deja desde mi posición a la vista tu sujetador y tus pequeños pechos no aprietan con el suficiente énfasis la tela dejándome ver sin esfuerzo parte de la rosada aureola de tus lindos pezones. El espacio liberado por tu pantalón muestra ahora tus braguitas transparentes y detrás de ellas se adivina una fina capa de bello arregladito que haría las delicias de cualquiera. Ante semejante paisaje y sintiendo el peso de tu cuerpo transportado por tu hermoso culo a mi paquete no puedo evitar que mi polla comience a despertar mientras mi mano masajea tu vientre y mis dedos rozan la goma de tus braguitas.
    
    Mis ojos alternan ...
«1234»