1. Quien dijo que las abuelas no cachamos.


    Fecha: 10/09/2019, Categorías: Incesto Autor: Anónimo, Fuente: SexoSinTabues

    Me llamo Ela, soy viuda, 66 años, pero una mujer fuerte, con sangre en las venas. Vivo en un pueblo de la amazonia peruana, mitad india, mitad española. Vivo sola, y sigo trabajando los campos que me dejó mi difunto esposo. Mis hijos se fueron a Lima a buscar mejores condiciones de vida, me han querido llevar con ellos, pero yo soy mujer de pata en el suelo, de mi casa no me mueve nadie. Los hombres de mi pueblo siempre me dicen que porque estoy sola, que busque otro esposo, pero para que?, para mantener vago, mejor sola, si solo quieren cachar y darle al trago. Yo me preparo mi propia chicha y me queda bien fuerte, me gusta tomarme unos traguitos de vez en cuando, pero no soy como muchas vecinas que con unos traguitos se les caen los calzones, yo tengo mis calzones bien puestos y no me los baja nadie. Una de mis hijas me dijo que su hijo mayor quería venir a pasar su vacaciones conmigo, yo encantada le dije que si. El día de su llegada, lo estaba esperando en el puerto, ya que venía por barco, que hace el recorrido de todos los pueblos al margen del río, ya que es el único medio de transporte que hay. Cuando lo veo me emocioné, ver a mi nieto de 15 años, todo un hombresito. Nos abrazamos con mucho cariño y nos fuimos a mi casa. Mi casa no tiene las comodidades que la suya, pero es lo que tengo. Le había preparado una comida especial, comimos y nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo, todos contentos de conocer a mi nieto y yo orgullosa de él. A la noche estábamos viendo  tele y me dice que quería ir al baño, "el baño esta afuera, ven que te llevo", es una caseta con una letrina, donde mi nieto tenía que hacer sus cosas. "Abuela, y donde me puedo bañar?", me dijo, "adentro, yo te caliento agua y te bañas dentro de la casa, o si quieres te bañas mañana en el río", le dije, "pero es que nunca me bañé así, no se como hacerlo", me dijo, con una mirada de estar perdido por la situación, "te baño yo si quieres como si fueras un bebé", le dije, "pero es que no soy un bebé, ya soy grande", me dijo, avergonzado, "y que tienes miedo, que te vea la picha?", le dije riendo, y Oscar se puso mas rojo, "yo también me tengo que bañar, y no me da pena que me veas desnuda", le dije y como para darle mas confianza, calenté agua, me quite la ropa y me bañe con un balde de agua, ya que no tengo otra cosa. "Vez, la abuela no tiene vergüenza que la veas desnuda", le dije, agarrando una toalla y secando mi cuerpo, "si, ya veo", me dijo incrédulo viendo mi cuerpo desnudo. Yo soy así, mujer de campo, no le doy muchas vueltas a los asuntos, voy directo al grano. Sus ojos iban de mis tetas a mi cuca, se ve que le había llamado la atención lo peluda que la tengo. "Quítate la ropa que caliento agua y te bañas", le dije y fui a donde está la cocina, dejando que me vea desnuda, no lo estaba provocando, solo quería que viera que entre familia no hay vergüenzas. Mi casa es de una sola pieza, grande, pero sin paredes interiores, yo de la cocina veía como me miraba la cola cuando ...
«123»