1. La deseada amiga de mi madre


    Fecha: 13/08/2019, Categorías: Sexo Oral Autor: Kralik89, Fuente: CuentoRelatos

    una tan rápido como para cumplir con la idea, por lo que iría solo al
    
    Picnic y me aburriría un horror.
    
    No sé qué fue lo que me hizo contar esto en mi casa en un momento en que Alicia estaba presente. Y lo que ella sugirió naturalmente a mí me heló la sangre.
    
    Ella dijo:
    
    "¿Querés que yo te acompañe y fingimos que soy tu novia?"
    
    Al oírla yo traté de no desplomarme en mi asiento, y rápidamente contesté.
    
    "Gracias Alicia, pero me parece que aunque sos muy joven la diferencia de edad es insalvable como para hacerte pasar por mi novia. Simplemente nadie lo creerá".
    
    Pero ella no se rindió.
    
    "Si, eso está claro. Pero creo que sí puedo ser un "levante ocasional" y eso te haría presumir frente a tus amigos."
    
    Bueno. Ante esa insistencia fue suficiente. Era obvio que ella quería prestarse al juego y era una boludez de mi parte negarme a comer el maná de los dioses.
    
    Así que acepté. Inmediatamente arreglamos que la pasaría a buscar en el auto a media mañana para llegar a tiempo de disfrutar la preparación del asado y la piscina desde temprano.
    
    Cuando llegó el día y la vi subir a mi auto, supe que sería un duro día.
    
    Ella llevaba un vestido corto y ligero, que dejaba transparentar una minúscula tanguita de baño.
    
    Además llevaba un bolso con ropa de recambio porque tal vez se prolongaba el picnic con una fiesta nocturna.
    
    Todo el viaje lo pasé mirándola cruzar y descruzar las piernas y escuchando las ganas que tenía de divertirse con la  mascarada.
    
    Cuando llegamos, antes de tocar la puerta yo pasé mi brazo por la cintura de Alicia que no solo no se resistió, sino que me sonrió cómplice aprobando la iniciativa.
    
    De más está decir que solo al entrar me convertí en el ídolo de todos los varones presentes y en el objeto de deseo de sus novias que no alcanzaban a explicarse que era "aquello" que yo debía esconder para poder florearme con semejante muñeca.
    
    El parque del lugar era muy amplio, así que con Alicia elegimos un lugar para dejar nuestras cosas y tomamos un par de reposeras para solearnos.
    
    Ella sacó su vestido y creo que, si bien solo puedo dar fe de la mía, 20 pollas sintieron simultáneamente que varios miles de voltios las atravesaban.
    
    Andrea estaba recontramil buena.
    
    Luego se sentó a mi lado, y comenzó su baño de sol.
    
    Luego de la novedad, el día siguió su curso entre juegos, música, piscina y bebida.
    
    Después del almuerzo, cada uno tomó su novia y se distribuyeron por el parque para retozar.
    
    Yo tomé una botella de champagne y con Alicia de la cintura la conduje a nuestro lugar.
    
    Mientras caminábamos mi empalme iba en aumento. Ella estaba ya algo bebida y eso la hacía más dócil.
    
    Nos sentamos y me alargó su pomo de loción bronceadora para que la untara mientras sorbía su milésima copa de cava.
    
    Yo empecé a untarla con suavidad en la espalda, como si fuera un masaje relajador.
    
    Nadie me prestaba atención. Todos estaban en sus cosas.
    
    Al llegar a sus nalgas me entretuve probando cerca de su ...