1. Todo sucedió porqué la acompañe hacer sus trámites # 5


    Fecha: 20/03/2023, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: Julián, Fuente: RelatosEroticos-Club






    Con las fuertes embestidas que daba a mí abuela logré que sucumbiera al placer que sentía al empujarle hasta lo más hondo de su chucha mí verga, dejando atrás las quejas y reclamos, ahora sólo gemia y soportaba ya con completa sumisión la penetración.
     
    
    -. Ahhh .ahh . mm .mm..!
    
    Era una noche espectacular para mí, mis manos empujaban sus caderas y sentía como mí pene sé hundía en su vagina, sintiendo como el calor de su sexo me acogia deliciosamente y las paredes vaginales sé contraian cada vez que lo sentía adentro y apretaba tan rico, nunca hubiera imaginado yo que cuándo mí madre prácticamente me ordenó a que la acompañará en hacer sus trámites y luego me fuera por unos 15 días a su casa para que no sé sintiera sola, iría a terminar en su cama cogiéndola en cuatro patas,  lo mejor era que mí abuela después de tanto tiempo de estar viuda y no tener ningún encuentro íntimo ya con ningún otro hombre que no haya sido  mí abuelo, ahora ella lo disfrutaba y empujaba para atrás todo su culazo .
    
    Sus caderas se movían se restregaba contra mí, cerró los ojos y cada vez se movía con más y más fuerza y sus gemidos eran ya más profundos y no tardó mucho en llegar al orgasmo..
    
    - Ayyy .. Juliancitoo.. me corro..ayy.. siiiiii . más quiero.. más..!
    
    Ella gritaba y gemía enloquecida por el placer, sus caderas no paraban de moverse otra vez tenía otro orgasmo, dió un grito fuerte y decía cosas que no entendía, sentía que ya sé estaba por desvanecer la agarré del culo con ...
    ... firmeza para que no sé moviera y mís caderas movieron mí pene para darle ahora furiosamente más embestidas.
    
    Abrió los ojos y me miró con la boca abierta al sentir mí verga penetrarla velozmente, no podía hablar y sólo le salían jadeos de su boca, sus ojos se pusieron en blanco y sus piernas se agitaban convulsivamente al sentir más intensidad en su orgasmo. Y no tuve piedad, seguía empujándole mí verga y ella me decía que parara, yo quería que se desmayara de placer y eyacular dentro de su chucha y seguí hasta que sentí que mí semen iba a brotar y la clavé por completo en su vagina, empezando a soltar ya todo mí esperma.
    
    - Yaaa...vienee .....ufff..que ricoo..!
    
    Nunca la imaginé a mí abuela como una mujer tan caliente, ella se estaba corriendo de nuevo al sentir como mí leche caliente llenaba toda su vagina,  los dos caímos rendidos en la cama me beso suavemente en los labios y podíamos sentir las convulsiones de mí verga dentro de ella. Me miraba con dulzura y sonreía disfrutando del momento, había cogido a mí abuela ella había acabado con mí castidad y a cambió yo volví a recordarle lo rico que se sentía tener una verga dura y joven dentro de ella. 
    
    Aunque aquella experiencia debía de permanecer en secreto para todo el mundo, ahora le acariciaba su cuerpo desnudo unido al mío por nuestros sexos y le agradecía a mí mamá que me obligará a pasar unos días en su casa. Cuando desperté me encontré sólo en su cama, fuí a bañarme y fuí a la cocina un poco nervioso, ahora no ...
«12»