1. Mientras unos duermen papi y yo disfrutamos con morbo (mi historia con maduros)


    Fecha: 24/01/2023, Categorías: Gays Tus Relatos Autor: AfemboyMx, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Como les había contado, pasaban semanas intensas de sexo entre papi Antonio y yo, habíamos tenido sesiones de sexo en el baño, en su cama, en su sala, en la pequeña alberca que él tenía en su patio, la  ropita que me regalaba cada día se acumulaba más en su closet, disfrutábamos riquísimo, hasta que un día, se acercaba el cumpleaños de mi amigo Miguel, como jóvenes de 17 buscaba una fiesta un poco alocada y se le ocurrió festejar en casa de su Abuelo para celebrarlo en la alberca con un pequeño asado, pidiéndole permiso a sus padres para meter algunas bebidas un sábado por la tarde, Miguel consigue el permiso y obviamente quedo invitado a esa fiesta, la cual se convierte para mí en una experiencia super excitante.
    Ese día, yo acudí con un traje de baño para varón, corto pero inevitablemente mis caderas pronunciadas y mi culo demasiado grande, lo hacían lucir más como un short de nena que de varón; Miguel invitó a unos cuantos amigos, y algunas chicas, que no tardaron mucho y se retiraron pronto al final solo quedamos Miguel, dos chicos y yo, obviamente todo este rato durante la fiesta, miraba que papi Antonio aprovechaba por momentos para mirarme a lo lejos, inclusive por momentos, acariciaba su trozo sobre su bermuda como diciéndome “mira cómo me tienes”, procurando que nadie lo notara.
    Pasaban las horas y ver a los chicos en bañador únicamente me hacían desear a mi papi, hasta que, en una de esas, Papi Antonio salió a la terraza y se ofreció a ayudarnos con el asado, ...
    ... los chicos como todos unos casanovas con tal de querer quedar bien con las chicas dijeron que ellos se hacían cargo, y en eso papi Antonio dijo
    
    T: Les puedo hacer una salsa si gustan 
    M: ok, si estaría bien.
    T: Solo que va a tardar un poco y solo un favor, me puedes ayudar – me dijo, me sorprendió mucho, pero ya sabía a lo que se refería, a lo que ni tarde ni perezosa le dije que si – pasa a la cocina por favor.
    M: si abue, no hay problema – los chicos no tenían ni una sospecha ni interés en esa salsa - habiendo chicas en bikini en la alberca.
    A: si, en un momento voy
    
    Su cocina, era algo particular, daba a un pasillo que daba a la puerta trasera para la salida al patio, pero el pasillo se formaba con la barra desayunador y tenía una ventana no muy grande, que daba al patio, por lo que podíamos vigilar que nadie nos viera, en su barra desayunador tenía unas periqueras (bancos altos) tipo bar.
    Apenas entre a la cocina, papi Antonio cerró la puerta con seguro y
    
    T: toma nena, ponte tu delantal, porque mi mujercita tiene que tener un delantal para estar en la cocina como buena mujer – al mismo tiempo me tomaba de la cintura y me abrazaba por atrás, besándome el cuello y subiendo por la boca y restregándome su trozo – uff, desde hace rato quiero tenerte así bebe – y me seguía acariciando aprovechando que solo llevaba mi bañador, magreandome las nalgas.
    
    A: aay papi, me vas a exitar y no me voy a controlar…
    T: y que tiene de malo, por mi adelante, aprovechemos que ...
«1234»