1. Vacaciones en casa


    Fecha: 23/11/2022, Categorías: Incesto Tus Relatos Autor: Mario Ramírez, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Esta historia se remonta a mis 16 años. Hijo único muy pajero, por cierto. Lo hacía cuantas veces se me antojaba. Vivía súper caliente. Mis padres son mayores, es decir, en ese entonces tenían 50 años y yo los veía viejos. Era verano y en aquellos años no era como ahora que todos iban de vacaciones a algún sitio turístico, no. La pasábamos en casa y si hacía mucho calor nos metíamos en la pileta de lona. 
    Cada tarde, luego de la siesta, nos poníamos las mallas y al agua.  Mamá como es bastante rolliza, con su malla enteriza y papá con su clásica malla de los años 50 estilo tarzán o algo así, como un slip. Luego de refrescarnos un poco, nos tendíamos en las lonas a tomar sol y luego, ronda de mates con algo rico que preparaba mamá. Hasta aquí, nada fuera de lo normal para una familia de esos tiempos.
    Cierta tarde, no podría olvidarla jamás, mamá estaba algo indispuesta y se quedó durmiendo la siesta, así que fuimos papá y yo a la pileta. 
    Al rato, antes de salir para recostarnos en las lonas, nos sentamos en los caños del borde de la pileta, frente a frente de cada lado y charlamos de cualquier cosa al azar, pero con disimulo, le miraba el pedazo de poronga que presionaba por salir de la malla de papá, cosa que nunca había advertido, al menos, nunca lo vi en ese estado, estando mamá con nosotros y me sonrojé, intentando mirar hacia otro lado, pero él se dio cuenta y sin vueltas, se empezó a acariciar despacito sin dejar de mirarme. De pronto sonrió y me dijo:
    ¡Uy! Me ...
    ... estoy meando y saliendo de la pileta, se puso a orinar delante mío, mientras me decía que nunca le contara a mamá lo que estaba haciendo porque se enojaría mucho si sabía que meaba en el parque. La verdad, poco me importaba que lo hiciera allí, si bien, jamás lo hizo delante mío. Lo único que me tenía impresionado y no perdía detalle, era el manoseo y sacudida de su pija. Se enjuagó las manos con agua de la pileta y salimos a tendernos al sol. Me sentía algo aturdido. Ver esa enorme pija me calentó, aunque sea la de mi padre y no podía ocultar mi terrible erección, cosa que él advirtió sin decir nada.
    Minutos después, como el sol estaba muy fuerte regresamos a la pileta, pero al pararnos le volví a notar su enorme bulto y no podía quitar la vista de eso. Papá se metió al agua y luego yo. Debía estar cubierto para que se me bajara la pija. Al rato, él se sentó sobre uno de los caños y la pija le seguía al mango. Yo quedé sentado en el agua, en uno de los lados, no me animaba a salir y dejar a su vista mi terrible erección, pero ante su insistencia, tuve que salir y me senté también en otro caño frente a él que me hablaba de que se sentía algo extraño al no estar mamá con nosotros, pero mientras, se sobaba descaradamente el bulto de punta a punta. Me miraba de manera distinta a la de siempre, quizá estaba caliente como yo y por eso se acariciaba la pija sobre la malla, pensé y me gustaba verlo así, suelto como invitándome a que hiciera lo mismo, total, como dije, mamá no nos ...
«12»