1. El padre de una amiga


    Fecha: 23/11/2022, Categorías: Confesiones Tus Relatos Autor: Mariana, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Hola, soy Mariana, soy de Arg.  les cuento mi mejor experiencia sexual de mi vida, tenía 19 años, ahora tengo 25. Era el verano de egresadas, yo estaba muy caliente, en el viaje de egresados estuve con algunos pibes y ese verano perdí toda mi dignidad por los pibes.
    Pero Sebastián fue en lo que más me fui. 
    En verano yo vivi casi todos los días en lo de mi mejor amiga pongámosela Julieta, ella tiene piscina en la casa y barbacoa y hacíamos previa etc. por lo que vivía más en su casa que en la mía.
    Un día yo me levante tipo 9am para aprovechar la pileta y mi amiga quiso seguir durmiendo, obvio que tengo confianza entonces baje sola. Cuando voy a bajar en el dormitorio de los padres sentí gemir a un tipo, me acerqué para ver si era eso y si. Era el padre pero se estaba pajeando, me puse atrás de la puerta y en un momento se destapó y se la vi, la tenía enorme. No se cuanto pero muy grande. Se me escapó un gemido o algo así capsz era de impresión y el sintió. Cuando se paró yo baje lo más rápido que pude a la pileta.
    Me tire al agua y no paraba de pensar en lo que había visto. Al ratito el bajo y yo solo pensaba en que se había estado pajeando. 
    Se tiro al agua conmigo y al ratito me pregunto si lo había visto, quede sin saber que ...
    ... decir, y el dijo que no se lo dijera a Julieta. 
    Un poco incómoda dije que no le iba a decir y el me preguntó que le parecía, sentí mis cachetes rojos y solo le dije “enorme” el se rio y me dijo que no exagerara. Le dije que pensaba que solo en las fotos habían así y me dijo que si queria agarrarla. 
    Supe que era algo único en la vida y le dije que si, se bajo el short y salió aquella pija. 
    La empecé a pajear dentro del agua y se fue parando. Me dijo que nos secáramos y fuéramos a la cochera. 
    Hice lo que me dijo y fuimos. Entre a la casa mi amiga seguía durmiendo y fuimos a la cochera, me agaché para chuparla y tenía que abrir demasiado mi boca, me atragantaba con la cabeza del pene. Me subió encima de una mesada y abrí las piernas, cuando empezó a metérmela sentí que me estaban clavando un palo enorme, mi vagina se iba estirando. Demoro bastante rato en entrar toda. Después me puso de espalda y en esa posición acabo. Yo no acabe porque era demasiada pija para mi. Me quiso tocar para que me viniera pero le dije que ya me daba.
    Cuando termine de vestirme volví a la pileta. Al ratito bajo mi amiga y yo apenas podia moverme normal.
    Así que estuvimos relajadas en el agua. 
    El padre nunca más me cojio pero fue una experiencia tremenda. 
«1»