1. OTRA AMIGA PUTA QUE SE ANIMA A CONTAR SUS HISTORIAS


    Fecha: 11/11/2022, Categorías: Sexo en Grupo Tus Relatos Autor: CAMILA, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Estaba juntada con un tipo casi 15 años mayor que yo. Con 25 años y la decisión de no tener hijos, llevaba una buena vida. Mantenida, aprovechaba para estudiar y darme todo tipo de placeres. Mi hombre, un tipo gigante, con una verga increíble de 25 x 6 cm. Goloso para el sexo, me cogía casi todos los días, era todo un semental, creo que lo nuestro es más carnal ya que me encanta coger también. Como norma, siempre lo respeté, con el hecho de no estar con otros hombres. Pero en sus ausencias quincenales donde no lo veía por entre 3 y 5 días, me satisfacía con mis perros y mis dildos.
    Vivíamos a 5 km de una importante ciudad, separados por una quebrada que nos daba la tranquilidad de una pequeña villa, por lo menos durante la semana, ya que el fin de semana se llenaba de gente que venía a desconectarse por estos lados. Con pocos habitantes, nos conocíamos prácticamente todos.
    En este pequeño pueblo muy hermoso, de donde era mi marido, vivía su madre, una mujer muy mayor y 4 tíos hermanos de ella. Tenían una linda finca, aparte que eran todos comerciantes y tenían diferentes rubros.
    Tanto mi marido como sus tíos, primos, etc. eran todos hombres grandotes, y por lo que escuche en conversaciones, ya vienen también dotados de familia. Yo soy una mujer también alta, de buenas curvas y bien tonificada. Motivo por el que muchos hombres me miran con deseos.
    Un día necesito ir a la ciudad, algo que hacía muy rara vez con mi marido para ir a bailar, cenar, etc. O algo muy puntual. ...
    ... Esta vez él no estaba, seguía con su viaje de trabaja. En una farmacia me dicen que no tenían en ese momento la medicación para mi suegra, pero para el día siguiente lo harían a menos que viaje unos 50 km. más a otra ciudad donde tenían una sucursal y disponían de ello. Decido ir a buscarlo, y justo lo hago en un auto de una amiga ya que el mío lo deje en el taller.
    Hago la compra, y decido salir por la ruta de circunvalación para ir más rápido y evitar todo el tránsito de la ciudad. Sobre esta ruta están los albergues transitorios, y en uno de ellos veo salir a mi marido, quien supuestamente al día siguiente estaría en casa. No lo podía creer, el odio me invadió. En la siguiente salida de la ruta ingreso a la ciudad y busco de ir nuevamente al lugar, y antes de ingresar a la colectora, veo su auto parado junto a otro conocido también. Me detengo como a unos 100 metros de distancia, y reconozco al otro, era uno de sus tíos, a quien le estaba presentando su amante.
    Después de un largo rato, se marcharon, ellos ingresando a la ciudad y yo regresando a casa con todo el odio del mundo. Miles de cosas pasaron por mi cabeza, y se me ocurrió una idea para no coger con él en cuanto vuelva. Compré unos óvulos para decirle que tenía una infección y no podía hacerlo. Y que el dolor me quitaba las ganas (en mis periodos mi culo recibía toda su leche).
    Lo recibí al día siguiente con tristeza por no poder satisfacerlo, me dijo entender la situación y salió a trabajar como de costumbre ...
«1234»