1. Mis dos papitos


    Fecha: 24/10/2022, Categorías: Anal Tus Relatos Autor: Estela, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Estoy casada hace unos años con David, y la pasamos muy bien aunque me gustaría más sexo. Nunca lo voy a engañar ya que lo amo, pero me tengo que hacer algunas pajas porque se me hace largo entre una y otra vez.
    Y como todo es relativo, mi fidelidad también. No lo engaño con nadie fuera de la familia, pero hace un tiempito que Pedro su padre, me da unas enculadas de maravilla
    Todo empezó una tarde que Pedro llegó ja justo que David se iba a jugar fútbol.
    Hoy se que nada es casual y el pícaro, lo planeo.
    Me venía diciendo cosas que iban subiendo de tono, y se habia hecho una fijación con mi culo.
    No está nuevo, pero David lo coje muy poco. Pedro hasta me la había tocado apretando su dedo arriba de mi calza, justo en la entrada. 
    Se fue David y Pedro no perdió tiempo.
    - Mi nuera, hoy es el día. Miraba mi culo con cara de degenerado
    Me hice la ofendida pero me estaba gustando que fuera grosero
    - Pedro, puede dejar de verme el culo. Tengo una cara también, le dije 
    - Si me lo prestas no lo miro más, respondió agarrando su pija y mostrando que la tenía dura.
    - Pedro! Se le paró! Le dije riendo
    - Si me dejas apoyarte, por hoy nada más
    Se paró atrás mío y me frotó por la raya su pedazo que estaba duro
    Yo que no me movi, quise protestar pero sus manos que se habían metido bajo mi blusa me pellizcaron los pezones haciendo que suelte un suspiro. El me besó el cuello y al oído dijo
    - Déjame a mi, ...
    ... te va a gustar mucho mi pija
    Mis tetas son mi perdición. Me las tocan y como resorte abro las piernas, así que mientras me apretaba con una mano las tetas me tenía entregada y me bajó la calza y la bombacha sin reacción de mi parte.
    Me volvió a besar el cuello y yo estaba ardiendo, así que le agarré la pija y solo dije
    - Despacio Pedro, no me rompas por favor...
    Sin palabras me inclinó un poco para adelante y me la fue metiendo pese a algunos quejidos míos.
    - Ya está mi puta! Dijo triunfante de tener su verga metida en mi agujero.
    Me dió un chorro por nalga y agarrando las tetas de nuevo me ordenó moverme.
    Empecé muy lento pero andaba necesitada, así que bajé mi mano y me hacía la paja mientras me ensartaba sola en ese pedazo de carne que me estaba matando de placer.
    Me la dió fuerte, me insultaba y me daba nalgadas, pero todo me calentaba y solo le pedía la acabada adentro
    - Querés que te acabe? Pedilo fuerte que no te escucho
    Ya no me importaba nada fuera de acabar y que me acabe
    - Dame la leche en el culo Pedro!, Grité
    - Porque te la voy a dar?
    - Porque soy tu puta Pedro, tu putaaaaaaa
    Mi grito fue intenso por la acabada que tuvimos juntos los dos. 
    Cuando me la sacó me chorreaba el culo abierto. Me hizo que se la chupe para limpiarla.
    La guardo, mientras yo me lavaba 
    Cuando ya se iba me dijo lo que sabía
    - Listo nena, dos veces por semana me vas a dar el culo
    - Si Pedro, dije 
«1»