1. Pequeña buscona !


    Fecha: 26/09/2022, Categorías: Jóvenes Tus Relatos Autor: Sexmenone, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Les contaré lo que me sucedió, por mi trabajo guardo mi auto con una señora y en ocasiones llegó y tarda en salir, su vecina tiene una hija muy jovencita, siempre que llegaba a dejar el carro se asomaba y me veía, hasta que la última ocasión me miró de una forma inapropiada para su edad, en esa ocasión la señora dónde guardo el carro no estaba y al ver a la jovencita que me miraba de tal forma le hice señas que saliera y caminara sobre su calle y la vería lejos de su casa, ella entiende rápidamente mis señas y salió, es una jovencita muy delgadita, blanquita, piernas torneadas y senitos apenas en desarrollo, ese día llevaba un shorts Blanco corto y una blusita de jovencita, di vuelta a mi auto y como a 2 cuadras la vi paradita, detuve mi auto y se subió, me dijo hola, solo dije hola mi niña, se veía asustada y agitada, puse mi mano sobre su pierna y dije, tranquila, ella se agitó un poco más y solo sonrió, le dije se que gusto y tú a mí, sonrió y dijo si, le comenté por nuestras diferencias de edades no podemos estar en la calle, te parece si vamos a un lugar más íntimo y solo dijo si, pregunto a dónde me va llevar y le dije a un motel, hoy te voy hacer mujercita, solo respiro y dijo si, llegué al motel y al entrar ella temblaba de miedo y yo estaba con una erección que ella pudo notar, entramos y se sentó en la cama con sus piernitas cerraditas, yo la vi y le dije hoy serás mia, pude ver cómo su carita de inocente cambio a cara de pedir a gritos ser poseída, me acerque y ...
    ... la empecé a besar despacito, bese su cuello, su nuca, baje y quite su blusita y pude ver qué usaba corpiño color blanco, sus senos aún estaban en crecimiento, aún no tenía formado su pezón, los bese como loco, lami sus senitos, los succionaba como loco, me los comí por completo pues la  tenía a mi voluntad, ella solo estaba excitada y empezaba a emitir sonidos de placer, continúe bajando y quite su shorcito y su ropita interior color rosita, era increíble tal belleza, aún no terminaba de llenarse su monte de venus, aún no salía todo su bello púbico, pude oler su pureza, lami y bese aquella cosita tan linda, podía ver cómo se arqueaba de placer, cuando empecé a besar y lamer su clítoris empezó a gemir con más fuerza, podía sentir como disfrutaba, estaba realmente caliente, pude sentir cuando empezó a venirse pues mojó mucho y yo seguí besado su clítoris sin parar, así estuve hasta que se vino nuevamente, sus piernas temblaban mucho y solo dijo ya, ya, ya hágame suya, en ese momento me pare y la tomé de los tobillos, abrí sus piernas y puse mi pene en su entrada y empecé a entrar en ella suavemente, mi sorpresa es que eres virgen, estuve con calma hasta que logré entrar y ella pego un grito, con ese grito su virginidad era mía y pude sentir lo estrecho de su vagina, entre hasta el fondo, y me detuve, ella estaba a mi merced y con mi pene hasta adentro, era mía, empecé a meter y sacar aumentando la velocidad, pude ver su sangre virginal y la probé, eso me puso más caliente, y no ...
«12»