1. La pedicura


    Fecha: 05/07/2022, Categorías: Fantasías Eróticas Tus Relatos Autor: Michaela, Fuente: RelatosEroticos-Club

    Era un día cualquiera de la semana, hacia un calor insoportable y estába sola y sin nada que hacer en casa por lo que decidí llamar a Marta, la señora que me arregla las uñas para que viniera a casa. Ella me dijo que estaba cerca y que podría llegar en una hora o tal vez menos.
    Rápidamente me levanté del sofá en el que estaba sentada y me metí a la ducha con lavada de cabello incluida. 
    Tan pronto terminé de bañarme, me envolví en una toalla y empecé a secarme el cabello con el secador. Estos me toma tiempo, por lo que ya do sonó el timbre yo aún no estaba lista.
    Ante el deseo de no hacer esperar a Marta, me quite la toalla y me puse la bata de baño.
    
    "Hola Michaela", dijo Marta. " Ya estás lista ? Por dónde quieres que empecemos, manos o pies?"
    Por los pies, le dije. Voy a hacer una llamada y necesito mis manos desocupadas.
    
    Marta sacó de su bolso todos los utinsilios necesarios, busco el agua que necesitaba y se instaló en una taburete frente al sofá donde yo estaba sentada. 
    
    Mientras yo hacía las llamadas telefónicas, Marta me tomó el pie derecho, cortó las uñas, y empezó a masajear los pies. Fue en ese momento que me dí cuenta que mi bata se había abierto un poco y que le estaba enseñando a Marta todo mi sexo pues yo no tenía ropa interior. Eso me produjo mucha vergüenza y estaba a punto de decirle a Marta que me disculpara mientras yo buscaba ropa interior, cuando me di cuenta que Marta no podia apartar la mirada de mi entrepierna y que con la disculpa de ...
    ... masajear mis dedos y pie, me abría las piernas mientras los ojos le brillaban y respiraba profundamente.
    
    Haciéndome la.que no sé había dado cuenta de lo que estaba sucediendo, me senté más al borde del sofá y abrí un poco más las piernas, luego me incliné un poco hacia adelante para que la bata se abriera arriba y darle una visión de mis senos. A esas alturas yo ya sentía que me estaba humedeciendo y excitando del morbo que me producía que otra mujer estuviera tan interesada en ver mi intimidad.
    
    Seguí hablando por teléfono, no miraba a Marta directamente, pero discretamente observaba que ella no podía apartar los ojos de mi sexo.
    En ese momento decidí ir más allá y al terminar la llamada telefónica, dije haciéndome la apenada " oh, que descuido el mío, con la prisa he olvidado ponerme mis panties y aquí estoy yo casi desnuda frente a ti Martica '. Hice el ademán de cerrar las piernas, pero Marta me dijo, no, quédate así, necesito esa posición para poder trabajar mejor. - " Pero me da pena," dije yo. " Tranquila amiga, tú tienes lo mismo que yo tengo, así que no te preocupes. Las dos. Las dos nos reímos y ella continuo con su trabajo de limar las uñas.
    
    Cuando hubo terminado me dijo, te voy a masajear las piernas, te parece?  Yo asentí con la cabeza mientras me hacía la que estaba texteando. Fue entonces cuando Marta tomó la crema y empezando de abajo hacia arriba empezó a masajear mi pierna. Poco a poco fue subiendo hasta llegó a la entrepierna, para eso tú o que acercar ...
«12»