1. Idilio amoroso con La supervisora


    Fecha: 24/06/2022, Categorías: Confesiones Tus Relatos Autor: tapiadraz, Fuente: RelatosEroticos-Club

    En la empresa dónde trabajo mi actividad es realizar la supervisión de seguridad industrial durante proyectos que se realizan por cierto tiempo. Debido a la subcontratación es necesario trabajar en conjunto con otras áreas y empresas. Es en uno de esos proyectos donde conocí a Laurita. Una supervisora dueña de un cuerpo muy apetecible. Caderas anchas gracias a la maternidad que le sentó muy bien, nalgas paraditas, piel morena ojos cafés muy expresivos.
    En fin un portento de mujer, a la cual muchos canchanchanes deseaban llevarsela a la cama.
    De hecho me enteré por esas fechas había terminado una relación uno de los jefes de otra compañía que trabajaba con nosotros.
    El trato con ella era diario y siempre era un deleite aspirar el aroma a chicle de su perfume.
    Además de ver sus caderas menearse por el área de trabajo cada que había que hacer algún tramite.
    Ella a sus 35 años estaba muy decepcionada del amor y en una ocasión platicamos al respecto, y también debido a su experiencia se dió cuenta de que no me era indiferente.
    De hecho el juego de el coqueteo empezó cuando en una ocasión tuvimos que subir a revisar un trabajo en altura. aparte de las escaleras en la plataforma, teníamos que subir por algunas escaleras del andamio donde se realizaba el trabajo.
    Y a pesar de su overol de trabajo se veía en total inmensidad las nalgas de Laurita. Esto en un principio la incomodó y lo externó.
    Yo de plano le dije que su cuerpo era inevitable pasarlo desapercibido, -querra ...
    ... decir mis nalgas ingeniero!!!..
    ¡Como cree Laurita!!!...
    ja ja ja ya hasta me albureo ¿ya ve?
    Le ofrecí mis disculpas porque fue involuntario pero debido a eso el hilo estaba roto.Después de esos días empezabamos a platicar un poco más en confianza y hasta en doble sentido hablabamos.
    Hasta que me decidí a invitarla a salir a cenar, la colmillada de Laurita afloraba ya que me contestó que si solo saldríamos a cenar.
    Al ver su realismo y honestidad, solo le contesté que si resultaba ser privilegiado podría pasar algo más que una cena.
    Ella sonriendo acordó la hora, el día y lugar donde pasaría a recogerla.
    Perdón pero no mencione que soy casado, y aunque parezca choteado mi matrimonio no va muy bien que digamos.
    Mi esposa pasó de ser una mujer hogareña y abnegada a una mujer infiel. Todo esto por culpa de mi trabajo ya que el horario absorbe demasiado. Y mis ausencias ocasionaron que me pusiera el cuerno. De hecho la encontré en nuestra cama recibiendo la verga de un amigo de su trabajo.
    No deseo presentar justificación alguna para la aventura que tuve con Laurita. 
    Los hombres somos cabrones por naturaleza, aunque hay de todo!!!.. en esta ocasión yo no deseaba venganza ya que perdone a mi esposa porque reconocí que por los horarios llegaba muy cansado a la casa y no le cumplía.
    Pero creo que ya me desvíe del tema, la noche de la cita llegó y pasé a recoger a mi compañera a la dirección indicada. 
    Mi ausencia en casa no se notaria ya que era habitual por el motivo que ...
«123»